«Ella vive en un mundo paralelo a la realidad. La han endiosado desde muy niña. Si tú no tomas conciencia, no creces como persona», ha afirmado.


Sylvia Pantoja, prima de Isabel Pantoja, se ha sentado en un plató de televisión para contar su verdad. Una realidad que no había revelado hasta ahora y lo ha hecho en la tercera entrega de ‘Cantora, la herencia envenenada. «Tengo el derecho de contar mi verdad. La que he guardado durante 36 años». Ha definido a la artista como una persona que se «endiosó» tras la muerte de Paquirri. «No vengo aquí a insultar a nadie. He tenido muchos años para hablar, muchísimos. También he tenido momentos muy duros. Ahora soy una mujer adulta y sé lo que voy a decir. Al que le guste bien y al que no pues también. Hay mucha gente que quiere saber mi versión».

Telecinco

La prima de la tonadillera ha reconocido que fue feliz durante el tiempo que vivió en Cantora junto a Isabel Pantoja y Paquirri y se ha remontado a su adolescencia, tenía tan solo 15 años durante aquella época. «Ella empieza a cambiar desde que está Paco, tenía comportamientos extraños, cuanto menos».

«Paquirri me tenía mucho cariño y era mutuo. Nada más, nada perverso». Ha negado que se estuviera refiriendo a intenciones ocultas, pero sí que ha dicho que la artista sentía celos. «Paco me llamaba a mí ‘belleza’ y me decía ‘belleza, qué guapa estás’. Y, cada vez que Paco me decía cosas bonitas, a Isabel se le cambiaba la cara. Esas cosas no le sentaban bien».

Telecinco

Asimismo, ha explicado cómo años más tarde una persona le dijo que su prima siempre había desconfiado de ella: «Esta si yo me descuido y Paco llega a vivir me quita a mi marido».  Se ha remontado al día que murió Paquirri, una fatídica fecha que vivió sujetando en sus brazos a Kiko Rivera, quien era tan solo un bebé, y ha recordado cómo se enteró de lo que había sucedido porque llamaron a doña Ana para comunicarle que el torero había muerto. Tras aquello, Sylvia ha asegurado que la vida de Isabel Pantoja dio un giro de 180 grados. «La muerte de Paquirri la endiosó y la hizo leyenda». Ha incidido en que ella es una «pedazo de artista», pero que sin aquel fatídico acontecimiento no sería quien es hoy.

Telecinco

«Ella vive en un mundo paralelo a la realidad. La han endiosado desde muy niña. Si tú no tomas conciencia, no creces como persona y crees lo que te dicen». También ha confesado que a raíz de aquello se hizo una persona «muy inaccesible» que, incluso, intentó entorpecer su trayectoria artística.

«Siempre se ha sentido superior a toda la familia. Ellos se creen que son superiores», afirmaba. Además, ha señalado que ella es más Martín que Pantoja. «Ha salido a su madre. Los Pantoja somos personas muy nobles y sencillas, no tenemos rencor». Mientras que según Sylvia los Martín son «altivos y se creen superiores». «Mi prima ha sido el proyecto de Ana. Ella ha visto realizado su sueño en su hija. Siempre se han llevado bien. Isabel tiene adoración por Ana y Ana por su hija».

Las lágrimas de Sylvia

Uno de los momentos más destacados de la noche se ha producido cuando Sylvia ha roto en lágrimas al recordar un susto que tuvo cuando Kiko era un bebé: «Se me cayó de los brazos, se hizo un chichón. Mi tía Ana me riñó: ‘Ya estás contenta’. A mí me dolió mucho. Yo me fui llorando a ver a mi tía Manuela». Por aquel entonces, el hijo de la artista tendría unos seis meses.