«Tengo la sensación de que soy como una oficina de empleo», ha asegurado el colaborador tras ver las declaraciones de su exmujer.


Makoke se ha enfrentado esta tarde a ‘Las escaleras de las emociones’ de ‘Viva la vida’ y ha destapado la mala relación que mantienen su hija, Anita Matamoros, y Kiko Matamoros. Además, ha mostrado su decepción con la faceta como padre del colaborador de ‘Sálvame’. Horas después, el tertuliano ha dicho basta y le ha lanzado una súplica a su exmujer para que deje de hablar de él. 

«Estoy harto de ser el sostén económico y para dar declaraciones que haga lo que sea. Que me deje en paz. Me voy a poner de rodillas para pedirle que me deje en paz. Que haga memoria si quiere y que hable de todas sus relaciones de pareja. De todas las decepciones que se han llevado sus parejas, tiene una vida muy interesante. Me da casi asco, es una cosa horrorosa«, ha contestado Kiko Matamoros después de ver las afirmaciones de su exmujer.

Por otro lado, el colaborador ha asegurado que le da vergüenza y que de su hija no va a hablar porque la joven le pidió que no lo hiciera. «Me parece que no tengo que entrar en eso, es lo que me ha pedido, que no hable por su pudor personal, profesionalmente no le interesa. No lo entiendo… si mi hija me diera permiso, lo haría con toda la naturalidad del mundo. Cada vez que sale mi hija en público es porque la saca la madre. A mí me ha pedido que no lo haga y no lo voy a hacer», ha resaltado.

Asimismo, ha hecho hincapié en que ha olvidado a Makoke y ahora está pasando por una de las etapas más felices de su vida junto a su chica, Marta López, que le completa. «Tengo la sensación de que soy como una oficina de empleo, algunos son mis hijos y estoy orgulloso de eso. Los que no lo son, por favor, que me deje en paz o que sean agradecidos», ha zanjado.

Así está el corazón de Makoke

A pesar del duro varapalo de perder a su madre, Makoke se muestra feliz por estar en el ecuador de la vida, algo que celebra porque puede presumir de que la vida sigue. Sin embargo, hay algo que parece que le quita el sueño: el sentimiento de culpa por haberse ido tan pronto de casa. «Cuando eres joven vas muy poco a ver a tus padres. Cuando ves que ya no están, te culpabilizas de las veces que has podido estar y no has estado. Es una culpa que tengo y siempre va a estar», comenta. Además, insiste en que para ella es muy importante no sentirse culpable de algo para poder ser feliz.

La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha relatado cómo fueron sus dos matrimonios y ha dejado claro que en ambos se casó muy ilusionada, aunque luego hubo varios aspectos que provocaron que ese sentimiento desapareciera. «Quería lo mismo que tenía mi familia, por problemas con mi pareja no sigo. Estoy un poco decepcionada con el tema familia, lo que he hecho ha sido con ganas. Cuando se frustra, te decepcionas contigo misma, de todo hay que salir y hay que aprender. He aprendido a no fiarme de los hombres, a no confiar en el amor eterno», sentencia.

Sobre cómo está su corazón en estos momentos, Makoke insiste en que está feliz y presume de los dos maravillosos hijos que tiene: «Tony no ha sido una decepción, me ha hecho creer en el amor. Después de los dos fracasos, ha sido como una bocanada de oxígeno. Pero las cosas tienen un tiempo y un modo, no era el momento, quería estar sola». Asimismo, reconoce que le aterra perder a uno de los suyos y desvela que después de que saliera de la casa de Guadalix le ofrecieron colaborar en ‘Sálvame’ dos días a la semana pero lo rechazó para no tener más problemas con su exmarido.