La actriz consiguió estar dos minutos y medio debajo del agua en la prueba de la apnea. Su entrenador, incluso, tuvo que pedirle que saliese de la piscina.


Kira Miró nos había demostrado sus dotes para la interpretación, pero gracias a ‘El Desafío’ estamos descubriendo sus otras virtudes. Es una mujer astuta, muy exigente y competitiva que no teme ponerse al límite en los retos más extremos. La canaria se coronó como la flamante ganadora durante la primera entrega del espacio de Antena 3 gracias al ‘Duelo en el Everest’, pero durante este segundo programa ha dejado boquiabiertos tanto a sus compañeros como a la audiencia con la prueba de la apnea con la que ha vuelto a conquistar el oro.

Antena 3

La intérprete ha conseguido estar nada menos que dos minutos y medio debajo del agua. Su entrenador, incluso, tenía que pedirle que saliese ya de la piscina. Una auténtica hazaña tras la cual acababa temblando y por la que recibió una cálida ovación. David Bustamante era uno de los más efusivos con ella. El cantante sabe bien lo difícil que es este reto ya que se enfrentó a él en el primer programa y permaneció debajo del agua tan solo un minuto y medio.

Los jueces, Tamara Falcó, Santiago Seguro y Juan Del Val, se rindieron a su astucia otorgándole un total de 26 puntos convirtiéndola nuevamente en la ganadora de ‘El Desafío’. El segundo clasificado fue Jorge Sanz con 23 puntos y el tercero Pablo Puyol con 21. El premio, 6.000 euros más otros 2.500 por lograr superar la prueba, ha ido a parar a la fundación ‘Cris Contra El Cáncer’: «Para apoyar a toda la gente que está sufriendo esta enfermedad», afirmaba Kira.

Antena 3

La actriz se mostraba más que satisfecha con su éxito, pero intentaba ser cauta: «Estoy encantada con mucha ilusión y con muchas ganas de seguir superándome. Me da un poco de miedo empezar tan bien porque solo puede ir a peor». 

La noche también nos deja el duelo entre Gemma Mengual y David Bustamante. Ambos tuvieron que demostrar su destreza en una prueba de ‘Billar extremo’. A pesar de que el cantante aseguró haber practicado el deporte de precisión desde la infancia, el reto era demasiado exigente y ninguno de los dos cumplió con las expectativas. Asimismo vimos a Jorge Sanz al volante de una grúa e intentando apagar un mechero sin romper el huevo en el que se sostenía. Una prueba que consiguió defender con gran pulcritud y que le convirtió en el segundo mejor de la noche.

La ausencia de Jorge Brazález

Uno de los grandes ausentes fue Jorge Brazález. El chef no pudo asumir sus retos por tener que guardar la cuarentena tras haber estado en contacto con un positivo en coronavirus. Intervino brevemente durante una videoconferencia. «Me encuentro normal y sano, con un poco de impotencia por no estar ahí con todos por este protocolo que hay que seguir», aseguró.