La presentadora de 'Ya es mediodía' ha sido incapaz de continuar hablando en el programa después de emocionarse en plena crisis sanitaria.


Sonsoles Ónega tiene una carrera impecable. Guarda la compostura y trata de evitar que sus emociones le jueguen una mala pasada, sin embargo, este miércoles 18 de marzo no ha podido evitar romperse en pleno directo. Los nervios están a flor de piel debido a la crisis sanitaria y una vez más ha vuelto a demostrar la humanidad que le caracteriza. España está viviendo una situación desoladora por culpa del coronavirus y los números de contagiados están alcanzando cifras muy altas, unos datos que han llevado a que el gobierno tome medidas muy restrictivas como el confinamiento. Por este motivo, la presentadora de ‘Ya es mediodía’ ha emitido un emocionante vídeo en que se podía ver a un niño que se reencontraba con su madre tras un tiempo separados debido a la cuarentena en China. «Fíjense en ese niño. Busca a su madre, le cuesta identificarla hasta que al final se abraza. Es una imagen impresionante. Todos de alguna manera queremos volver a eso. Podernos dar abrazos«, dice la periodista mirando a cámara.

Sonsoles Ónega

Imágenes que le han hecho romperse ante millones de espectadores y que la han llevado incluso a tratar de disculparse, pues era incapaz de articular palabra. «Tengo que pedirles perdón», ha dicho con los ojos vidriosos. Instante del que han sido testigo también muchos tuiteros, quienes han empatizado con ella y le han mandado mensajes de ánimo en un momento en el que todo el mundo está sensible debido a la complicada situación que aflora en el país.

«La empatía de Sonsoles es extremadamente necesaria en los medios de comunicación de este país», «Acabo de verla emocionarse en directo ante los datos demoledores de muertes de nuestros mayores por #COVID2019. Ella, que es una excelente profesional, también está afectada por la situación. Nos pasa a todos», «La sensibilidad y el buen hacer de Sonsoles Ónega, de lo mejor de Telecinco», «¡Gracias por ser tan humana Sonsoles! incluso en pantalla. Hoy has ganado un millón de puntos«, son solo algunos de los mensajes que los seguidores del programa han escrito en sus perfiles de Twitter. 

Sonsoles Ónega

Poco después conectaba con dos reporteros que se encontraban a las puertas de residencias de ancianos en las que había habido varios fallecimientos a causa de esta pandemia. Ante la lluvia incesante de noticias negativas, a Sonsoles Ónega le costaba recomponerse, pero instantes más tarde decía en la mesa junto a otros contertulios: «ya he podido recomponerse. Vamos a seguir«. Eso sí, con un nudo en la garganta, lo que ha provocado que la comunicadora cope titulares.

Sin embargo, las cifras que tanto ella como el resto de espectadores ha ido conociendo a medida que avanzaba el espacio diario tan solo avivaban su preocupación. La presentadora ha entrevistado a a un responsable de un centro de ancianos del Tomelloso y sus palabras caían sobre todos como un jarro de agua fría. «Estamos abatidos. Acabamos de conocer dos más. La cifra va aumentando. No podemos más y necesitamos ayuda urgente. No hemos dejado de informar a las autoridades. El sábado fallecían cuatro personas seguidas. Esto era como una película de terror. Era entrar ver una caja y salir otra», decía. Sonsoles se llevaba en ese momento las manos a la cabeza y no daba crédito ante sus duras declaraciones. «Lo que está relatando es algo terrorífico. No hace falta sino escucharle para imaginarnos lo que está pasando», ha dicho la periodista.

No es la primera vez que se emociona en televisión

La otra ocasión en la que la periodista no pudo reprimir las lágrimas fue cuando vivió en televisión el reencuentro de dos grandes comunicadores que, además, son padre e hija.«Estamos de celebración. 30 años de Telecinco. Y resulta que nos pide paso desde el plató de informativos un compañero de la época… Fernando Onéga. Bueno, papá. 30 años y parece que fue ayer», dijo Sonsoles de su plató; mientras que el periodista se encontraba en el de los Informativos donde comenzó su andadura en el año 1993.

Esta fue la respuesta del periodista, quien actualmente tiene una columna diaria en ‘La Voz de Galicia’: «30 años no son nada cuando se ve crecer a una hija». Unas palabras que emocionaron a la presentadora, que no pudo evitar las lágrimas. Fernando prosiguió: «Es una barbaridad cuando tienes por delante 30 años para pagar la hipoteca. Y es el tiempo suficiente para contar la historia de una televisión». Tras esta pequeña conversación, Sonsoles fue al plató de los Informativos para fundirse en un emotivo abrazo con su padre. Un momento que la cadena y los espectadores recordarán con gran cariño, pues lograron trasmitir todo el cariño que se tienen mutuamente tanto delante como detrás de las cámaras.