Con sus coloridas gafas y sus inconfundibles zapatillas deportivas, la andaluza daba su mítico salto para darle las buenas tardes a los espectadores.


Y llegó el día. Toñi Moreno ha vuelto a ponerse al frente del que un día fue su programa, ‘Viva la vida’. La andaluza, que sustituye a Emma García en sus vacaciones de verano, ha regresado emocionada y con mariposas en el estómago y ha dejado claro que vuelve al programa de Telecinco que más feliz le ha hecho.

Conduciendo una furgoneta que arrastraba latas, Toñi Moreno llegaba al plató del programa de los fines de semana de Telecinco haciendo el mismo ruido que hizo en su día la confirmación de su vuelta. Con sus coloridas gafas y sus inconfundibles zapatillas deportivas, la andaluza daba su mítico salto para darle las buenas tardes a los espectadores.

«Qué ganas tenía de volver aquí. Regreso a Mediaset, al programa que tantas alegrías me ha dado y el que tiene el nombre más bonito del mundo», aseguraba emocionada. Asimismo, también hacía hincapié que lo que más echaba de menos era el calor del público, que no podía estar presente debido a las medidas que ha tomado el grupo de comunicación para evitar la propagación del coronavirus.

Se reencontró con Emma García hace una semana

Dos años después de que Toñi Moreno y Emma García se intercambiaran sus roles como presentadora en ‘Viva la vida’ y ‘Mujeres y hombres y viceversa’, se volvían a reencontrar para explicar la verdad sobre su relación. La del País Vasco aseguraba que a raíz de la decisión de Mediaset, ambas vivieron un momento complicado puesto que les puso su vida profesional patas arriba. La andaluza suscribía sus palabras y aseguraba que nunca había tenido un problema. Además, la presentadora actual de ‘Viva la vida’ confirmaba que en alguna que otra ocasión se han tenido que llamar para «aclarar cosas».

Sobre el intercambio, Toñi Moreno recordaba unas palabras de Jorge Javier Vázquez, quien aseguraba que los programas no son de los presentadores. «Siempre he sentido que pertenecemos a un barco y hay un capitán. De repente, este dice que nos toca otra cosa», bromeaba la de ‘Aquellos maravillosos años’. Ante esto, Emma García reconocía que se llevaron una sorpresa porque no se lo esperaban. «Me quedé sin palabras, llevaba 10 años en ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, estaba bien, estábamos estabilizado y no supe cómo reaccionar«, relataba.

De su conversación se denotaba una buena sintonía entre ambas. Además, coincidían en que el cambio fue complicado hasta el punto en el que hubo un momento que no había comunicación entre las dos. «Fue un periodo de adaptación, estábamos asumiéndolo. Había buena relación pero no éramos íntimas», explicaba Emma García.

Por su parte, Toñi Moreno desvelaba que le afectó más de lo esperado porque cuando presentaba ‘Viva la vida’ estaba en su zona de confort. «Estaba tan feliz en el equipo porque arrancamos el programa. Luego ya lo vas cambiando, arrancarlo es un momento de mucha lucha, había llegado a un momento maravilloso y estaba en la parte de mi vida más feliz, no quería que me movieran. Al principio no me gustó, pero soy resiliente».

Volvió a ‘Viva la vida’ y habló de la maternidad

A pesar de que ha sido ahora cuando ha vuelto de manera «oficial», lo cierto es que hace unos meses volvimos a verla apareciendo en el espacio de Telecinco para hablar sobre cómo estaba llevando el confinamiento. En concreto, Toñi Moreno reconocía que no era fácil estar con un bebé recién nacido encerrada en casa, aunque Emma García intentaba ponerle buena cara al mal tiempo. «Todo esto tiene una cosa buena y es que estás creando un vínculo muy especial con tu niña, tener la posibilidad de pasar tanto tiempo con ella es un privilegio».

Además, la andaluza también reconocía que su hija era una niña muy buena: «Come, duerme, ríe, es buenísima». Sin embargo, sobre la emergencia sanitaria lanzaba una reflexión y se cuestionaba el mundo que la sociedad le iba a dejar a las nuevas generaciones: «Siempre las noticias como estas me han pillado siendo periodista, pero esto además me ha pillado siendo madre».