Ha contado cómo la familia se puso en contra de Fidel Albiac: «Todos ellos se permitieron el lujo de hacer eso porque pensaban que yo me iba a morir».


25 años de silencio que se van desgranando capítulo a capítulo. Rocío Carrasco esta contando su verdad a través de una docu-serie que no está dejando indiferente a nadie y en la que el principal damnificado está siendo Antonio David Flores. La hija de Rocío Jurado ha recordado, ahora, el grave accidente de tráfico en el que casi pierde la vida en el año 2000. Tenía 22 años y viajaba junto a Fidel Albiac quien iba al volante del vehículo.

© Telecinco.

Ha recordado cómo ocurrieron los hechos durante un soleado día de febrero en el que la pareja decidió irse a comer a un conocido restaurante que le traía muy buenos recuerdos a Rocío de su infancia. Cogieron el Mercedes que durante un tiempo fue el coche que utilizaba Antonio David Flores. Una petición que realizó ella misma al exchófer de la familia, un día o dos antes del accidente.

Ha contado cómo otro vehículo que venía de frente cogió mal la curva y se le vino encima. Entonces Fidel tuvo que dar un volantazo. «Dimos vueltas de campana y de lo único que me acuerdo es que segundos antes del accidente yo le había dicho que descapotáramos el coche, lo mismo si lo hubiéramos hecho no estaría aquí hoy». 

© Gtres.

Tuvieron que trasladarla en helicóptero al hospital ’12 de octubre’ mientras que él, que no estaba tan grave, fue llevado en ambulancia. Dos días más tarde del suceso fue el cumpleaños de Fidel. Ha recordado cómo en un momento dado abrió los ojos y vio a su madre. «Me dice, cariño, mi vida, ¿Estás bien?». Entonces le preguntó por Fidel: «Quería saber cómo estaba él. Me dijo que estaba a mi lado». 

Sin poder contener las lágrimas ha viajado a aquel momento. Ha contado cómo su actual marido se puso a su lado y la tranquilizó. Le preguntó el día que era y le contestó que era 14 de febrero. «Felicidades y de ahí me desperté a las dos semanas. A ellos lo que más le preocupaba era el traumatismo de la cabeza».

La familia, contra Fidel

Su madre se enteró del suceso por María Teresa Campos. La familia no se lo puso nada fácil a Fidel Albiac. «Hacen que lo atiendan mínimamente. No le dejaron ni 24 horas en observación que era lo mínimo tras un accidente tan grave. Mi padre le dijo que era mejor que se fuera del hospital. Él contesto que aquella era una decisión que yo tenía que tomar».

Un capítulo de su vida que Rocío ha contado con especial dolor. «Todos ellos se permitieron el lujo de hacer eso porque pensaban que yo me iba a morir. Sino, no tienen cojones de hacer eso. ¿Ninguno era consciente de que él viajaba en el coche? ¿Dónde está la humanidad? Eso no se hace con nadie».

Dos semanas más tarde, Rocío Carrasco despertó del coma. «Fidel en ese momento iba a vivir en mi casa que, por así decirlo, era la suya. También le echaron de mi casa. Le sacaron». Hay explicado que existe una fotografía de su padre junto a  José Ortega Cano sacando una maleta azul. «No tenían derecho porque esa era mi casa». Ha contado cómo Fidel tomó la decisión de irse a vivir junto al bailaor Antonio Canales, un buen amigo de su familia.

Asimismo, ha manifestado cómo vivió que Antonio David Flores fuera al hospital, entonces nadie tuvo valor para echarle. «No tuvieron huevos ninguno porque sabía lo que podía decir de uno y de otro». Durante aquella época intentó proteger a sus dos hijos, Rocío y David. «Me tiré en el hospital un mes y no quería que mis hijos me vieran en una cama tirada».