La presentadora ha vuelto al trabajo después de una temporada grabando otro programa y tras una vacaciones en Oriente Medio.


Paz Padilla ha regresado a ‘Sálvame‘ después de una temporada ausente. La gaditana se ha reincorporado al programa después de disfrutar de unas merecidas vacaciones junto a su hija, Anna Ferrer. Un viaje del que ha llegado muy relajada y con muchas ganas de reengancharse al trabajo.

Visiblemente feliz, la presentadora ha contado a sus compañeros el motivo de su ausencia y de la delgadez que luce ahora. Y es que se la ve mucho más delgada que antes. «He estado en Egipto, pero me he traído un virus bacteriano o algo y he perdido…», confesaba. Incluso revelaba cuál es su talla actual: «Tengo una 34».

Además de sus días de descanso en Oriente Medio, Paz ha estado inmersa en las grabaciones de ‘A simple vista’, el nuevo programa de Mediaset. Belén Esteban comentaba: “Me alegro que lo digas porque, por lo visto te habían echado de Telecinco. Entonces, la aludida anunciaba: “¡Doy las campanadas con Carlos Sobera!”.

Telecinco

Para Paz Padilla, afrontar nuevamente el reto de dar la bienvenida al Año Nuevo le recuerda a su marido, Antonio Juan Vidal, fallecido el 18 de julio de 2020 como consecuencia de un tumor cerebral. La presentadora ha rememorado las últimas campanadas que presentó en televisión. Entonces estaba acompañada de su pareja, que falleció meses después.

«Me encuentro más fuerte y ya puedo decir que las cosas me van un poquito bien»

«Ahora lo puedo contar», decía. «El año que di las Campanadas estaba mi Antonio conmigo, ya estaba malito, a mí me costó, a él también… pero quiso estar conmigo y estuvo. Ha pasado un año, yo me encuentro más fuerte y creo que ya puedo decir que las cosas me van un poquito bien. Tengo ganas de que la gente tome las uvas conmigo y contagiar a la gente de felicidad y ganas de vivir».

Con estas palabras la andaluza ha hablado por primera vez de lo que vivió detrás de las cámaras estando su marido gravemente enfermo. Durante su enfermedad, Paz Padilla no desveló nada sobre su estado a sus compañeros. Solo unos pocos conocían el calvario que estaba pasando en silencio. El público también estuvo al margen del proceso al que estaba haciendo frente, ya que ella y su familia optaron por volcarse en el funcionario y evitaron que la noticia sobre su estado de salud trascendiera a los medios.

Telecinco

La humorista está agradecida de las oportunidades que le ha dado la cadena, tanto en su nuevo espacio como al ponerse al frente de la Nochevieja en directo. Una noche en la que quiere alegrar a millones de espectadores con su derroche de energía y vitalidad. Dos cualidades que a procurado no perder a pesar de encontrarse en tan doloroso duelo. “Hemos pasado un año muy difícil todo el mundo”, destacaba.