NACHO DUATO

Nacho Duato revela los episodios más dolorosos de su vida: el bullying y el rechazo de su padre

Nacho Duato ha recordado los momentos más difíciles de su vida: la falta de apoyo que sufrió por parte de su padre y el rechazo de sus compañeros de colegio cuando empezó a bailar. "Me tenía que poner las mallas y las zapatillas a escondidas. Los niños me llamaban marica".

Nacho Duato ha recordado alguno de los momentos más difíciles de su vida en en la final ‘Prodigios’, el concurso de talentos de TVE. Allí, el exbailarín y coreógrafo ha rememorado alguno de sus episodios más dolorosos: el rechazo que sufrió por parte de su familia y de sus compañeros de colegio a los 13 años, cuando comenzó a bailar.

4«En mi casa no me dejaban bailar»

Durante la final de ‘Prodigios’ se vivieron momentos de gran emoción. Uno de ellos tuvo lugar tras la actuación Saïd Ramos, que se alzó anoche como el gran ganador del concurso de jóvenes talentos. Al finalizar su espectáculo, Nacho Duato no pudo evitar emocionarse. El exbailarín contó los episodios más complicados de su vida frente a las cámaras. “En casa no me dejaban bailar. Me tuve que ir a un estudio de ballet donde yo era el único niño, todas eran niñas». Y le dio un mensaje al vencedor del programa: “Qué suerte que hayas nacido en una España libre, una España democrática, y no la que me tocó vivir a mí”.

3«Los niños del colegio me llamaban marica»

Nacho Duato comenzó a bailar a los 13 años. Entonces, a la sociedad española le costaba asumir que un chico tuviera afición por la danza. Así lo revivió él, con un nudo en la garganta: «Cuando salía me tenía que poner las mallas y las zapatillas a escondidas porque los niños de mi colegio me llamaban marica, eso es para niñas”.

2Sin el apoyo de su padre

Otra de las dificultades a las que se tuvo que enfrentar el artista fue al rechazo de su padre, quien nunca le dio el apoyo que hubiera necesitado. “En toda mi carrera mi padre creo que ha venido a bailar cuatro veces”, confesó.

1Una vida de luces y sombras

Duato es uno de los bailarines de mayor prestigio de nuestro país. Durante 20 años fue el Director de la Compañía Nacional de Danza en España. Ha recorrido los escenarios de todo el mundo, cosechando éxitos y el reconocimiento del público y de la crítica. Sin embargo, también ha tenido que enfrentarse a muchas dificultades, como la muerte de su hermana, la falta de comprensión de sus padres…

En una entrevista con Risto Mejide, él mismo dio detalles de sus difíciles comienzos. «Donde he llegado, me lo he currado solo. Mis padres no me dejaban bailar, y a los 17 años, tuve que irme a Londres. Le dije que iba a aprender inglés. Me daba miedo decirle a mi padre que iba a estudiar ballet».