Mónica Naranjo ha fichado por Netflix para presentar un reality similar a ‘La isla de las tentaciones’, donde el sexo está prohibido y cualquier contacto íntimo hace que el premio final se desinfle y lleguen los grandes problemas


Mónica Naranjo ha dejado a todos un poco descolocados y es que ha aceptado un trabajo al que había renunciado meses antes por no ‘ensuciar’ su imagen pública y su carrera como cantante. La artista catalana era la presentadora del exitoso estreno de ‘La isla de las tentaciones’, un reality de amoríos e infidelidades que llegaba a Mediaset para estallar como una bomba mediática. Sin embargo, en su segunda y tercera edición, grabadas a la vez en el verano del 2020, Mónica Naranjo causó baja y dejó que Sandra Barneda se llevase el triunfo de un programa que ella dio a luz. Ahora, la cantante vuelve a verse en la misma situación y es que presentará un nuevo reality para Netflix que cuenta con los mismos alicientes que ‘La isla de las tentaciones’ que decidió abandonar cuando estaba en la cresta de la ola.

Mónica Naranjo ha fichado por Netflix para ser la conductora de la adaptación de un reality que está causando furor en todo el mundo: ‘Jugando con fuego’, tal y como han adelantado desde ‘YoTele’. Como decimos, este nuevo programa tiene casi los mismos ingredientes que ‘La isla de las tentaciones’, al ser grabado en una isla paradisiaca, al contratar como participantes a jóvenes con ganas de pasarlo bien y de transgredir ciertas reglas establecidas, que buscan el amor y la polémica a partes iguales. Eso sí, este programa tiene una gran diferencia que es precisamente el mayor gancho para atraer al público y es que el sexo está penalizado.

En la gran mayoría de los realities, se encierra en un espacio acotado a un nutrido grupo de jóvenes de físico privilegiado y con las hormonas revolucionadas. El amor es el ingrediente ideal para atraer al público, pero quizá el sexo acapara más la atención. En el nuevo programa que Netflix adaptará para el público español con Mónica Naranjo como imagen principal el sexo no solo no está prohibido, sino que también se penaliza a aquellos concursantes que tengan acercamientos físicos tales como besos, caricias, dormir juntos o intimar de cualquier manera. Si caen en la tentación, del premio final se descuenta un buen pellizco, algo que genera tensiones en el grupo, ya crispado ante la privación de sexo y contacto humano. Una bomba de relojería que estallará a buen seguro.

Foto: Jugando con fuego

El programa que ha aceptado presentar Mónica Naranjo tras negarse a seguir al frente de ‘La isla de las tentaciones’ se grabará en Ibiza y tiene previsto que se estrene la próxima temporada. Se trata de un proyecto original de Fremantle, que es la productora que se esconde tras éxitos como ‘Got Talent’ o ‘Mask Singer’. Eso sí, por el momento hay un gran misterio acerca de este nuevo proyecto que cae en manos de la cantante catalana y es que la plataforma de Netflix se ha reservado como secreto el nombre con el que lanzarán este reality en España.

Sin embargo, ya el programa ya está en marcha y ha comenzado a cribar los posibles concursantes con un casting abierto en Madrid para elegir exuberantes chicas y fornidos jóvenes que luzcan palmito en trajes de baño durante todo el programa, pero teniendo prohibido dar un paso más e intimar entre ellos. Algo que, atendiendo a la versión estadounidense del programa, ha demostrado que resulta casi imposible.