En ‘Lazos de sangre’, que ha repasado los mejores momentos de ‘Martes y 13’, el humorista ha hablado de su consumo excesivo de alcohol: «Copita va, copita viene… No te dabas ni cuenta».


Millán Salcedo, excomponente del mítico dúo de humoristas Martes y 13, ha hablado abiertamente de su consumo excesivo de alcohol. En el programa ‘Lazos de sangre’, el comediante ha explicado que durante años se dejó llevar por una vorágine de excesos. Unos excesos de los que también ha hablado Josema Yuste y uno de sus mejores amigos, el cantante Víctor Manuel.

El espacio de TVE1, presentado por Boris Izaguirre, ha repasado los grandes momentos del tándem de comediantes de mayor éxito de nuestro país y que aún hoy sigue haciéndonos llorar de risa con sketches tan míticos como las empanadillas de Móstoles, la Paca de Carmona o sus imitaciones inolvidables de Jesús Hermida, Eva Nasarre, Locomía o Isabel Pantoja, quien les declaró la guerra después de que protagonizaran una grabación parodiando su relación con Encarna Sánchez. La batalla entre la tonadillera y ‘Martes y 13’ llegó a su fin «el día del funeral de Lola Flores«, tal y como ha señalado Yuste: «Hice las paces con ella. Me dijo: ‘Pelillos a la mar’. Nunca lo olvidaré».

Josema Yuste: «Tenía que explotar en algún momento»

En el recorrido por la larga trayectoria de Martes y 13, Josema Yuste, la mitad del dúo, ha recordado la razón por la que decidió poner punto y final a su relación profesional con Millán. «Fue una cosa mutua. Él tenía sus motivos y yo los míos para separarnos», señalaba. Al hacer balance del tiempo que compartieron éxitos ha indicado: «Hemos tenido muchos más momentos de felicidad que de amargura». Asimismo, dejaba claro que nunca fueron amigos: «La amistad es una cosa el trabajo es otra. Amigos no hemos sido. Somos muy diferentes. Yo tengo una forma de ser que quizás sea incompatible».

Yuste ha dejado claro que en el final de su carrera conjunta cada uno llevaba una vida muy distinta: «Millán no podía más con la presión del mánager, del público». En referencia a los problemas de salud que lo llevaron a permanecer dos semanas en un hospital en verano de 2019 decía: «Le tenía que pasar factura. Eso tenía que salir, tenía que explotar el algún momento. Tenía que pasar y afortunadamente pasó. Él ha llevado el éxito de una manera diferente a la mía. Yo soy un gallo de pelea. Me abrí paso a codazos y aquí sigo después de 40 y pico años de profesión».

Víctor Manuel: «Salía mucho y tomaba muchas copas»

Fue hace un año cuando el cómico tuvo que ser intervenido tras morderse la lengua en una grave crisis epiléptica. La operación, conocida como Friedrich de lengua, consiste en eliminar el tejido dañado de gravedad de una herida peligrosa. “Me han operado de la lengua y, por eso, me metieron en la UCI para que no me hiciera daño, pero estoy mucho mejor”, anunciaba poco después de su ingreso en la UCI durante dos semanas. Desde entonces, Millán presenta problemas para hablar con agilidad. «Notaréis que he perdido las erres«, ha confesado en el programa de la cadena estatal.

Por su parte, Víctor Manuel ha relatado cómo él y su mujer, Ana Belén, vivieron el susto que les dio su amigo: «Supimos del ingreso de Milán inmediatamente. Nos contó las circunstancias y fueron trágicas». Además, narraba de manera sincera los hábitos de Millán en el pasado. «Era soltero y muy golfo. Salía mucho y tomaba muchas copas. Eligió esa manera de vivir. Es como el Guadiana. A veces desaparece y tardas en saber de él meses», ha explicado el cantante.

Millán Salcedo: «¿Quién no ha catado alguna cosa?»

El propio Millán Salcedo ha contado que en el pasado se ha dejado llevar por el consumo de alcohol. «Me he puesto hasta el culo», confesaba. «Mi droga ha sido el escenario. ¿Qué he catado alguna cosa? ¿Quién no? Copita va, copita viene… Es que no te dabas ni cuenta». Para recuperarse ha necesitado la ayuda de un especialista. «Estuve un año en el psicólogo. Me ha dicho que tenga cuidadín con la nostalgia, que la nostalgia es muy mala y puede dar depresión». En relación a su ingreso hospitalario ha lamentado que se publicaran algunas informaciones erróneas: «Se dijeron barbaridades, como que me había dado un doble ictus».

A sus 65 años, Millán lamenta no haber encontrado una pareja estable con quien compartir su vida: «He estado casado con esta profesión 24 horas al día. No he tenido pareja nunca. No me he dado cuenta de nada. Cuando me he dado cuenta me he plantado en 60 pico años que tengo y no me he enterado de nada. En mi casa se nota que no he vivido con nadie. Soy un Aries lunático que vive en un ático».