«Empecé a tener problemas con la alimentación, a obsesionarme con mi físico, acabé enferma», ha contado.


Este martes, Melyssa Pinto ha hablado a corazón abierto sobre los trastornos de alimentación que sufrió en su adolescencia. Durante la prueba del ‘puente’, en la que ha charlado con Lara Álvarez sobre algunos aspectos de su vida, la concursante ha confesado que «a los 14 o 15 años» comenzó a controlar de manera enfermiza todo lo que comía. Una situación que a veces la llevaba a no comer o la hacía provocarse a sí misma «vómitos» con el fin de no engordar.

«Empecé a tener problemas con la alimentación, a obsesionarme con mi físico, acabé enferma. Empecé a contar las calorías, empecé a perder mucho peso y la situación en casa empezó a ser muy difícil para mi padre y para mi madre», ha relatado. «Mis padres estaban muy preocupados de cómo yo estaba viviendo todo eso». Rota en llanto, admitía que lleva muy mal este capítulo de su pasado por las repercusiones que su enfermedad pudo tener en su hermana: «A mi hermana la he hecho obsesionarse con el físico, pero ella es mucho mas fuerte que yo y por gracias a Dios eso no le ha hecho caer enferma. Pero ella siempre se ha visto reflejada en mí. Si no hubiera tenido la personalidad que tiene podía haber acabado mal».

«No he sido una persona que se haya querido a sí misma»

«Yo con el tiempo he ido cambiando y estoy mucho mejor y por eso me he sentido culpable.. Por ellos tres, que son mi vida», añadía. «No sé si es derivado de esta obsesión que tuve con la alimentación, pero no he sido una persona que se haya querido mucho a sí misma. En algún momento me he mirado al espejo y he sentido repugnancia hacia mi persona. Más allá de eso, lo superé. Y lo superé sola. Me dijeron: o lo superas o no sales de esta porque esto está en ti».

Ahora cree que muchos de sus problemas como pareja tienen relación con su falta de autoestima. «Creo los celos que tengo cuando tengo una relación vienen derivados de mi falta de autoestima. Y eso es algo que me ha marcado mucho. Volviendo atrás en la culpa, siento que la culpa de que algo no funciones es mía. Y no quiero que eso pase. Y para que no pase tengo que quererme a mí misma».

Cuatro

Atrás quedaron sus problemas de alimentación, pero Melyssa sigue esforzándose cada día para no recaer. En ese sentido, el ‘reality’ le está sentando de maravilla: «Esta experiencia me está ayudando muchísimo a quererme y a confiar en mí. Y es lo que me encanta de ‘SV».

Ahora que lleva más de dos meses alejada de casa y se sus seres queridos, valora más que nunca a su familia «Hubo un momento en el que le dije a mi padre que quería que se sintiese orgulloso de mí… Siempre dicen de mí que que mona, que qué educada, pero he hecho pasarlo muy mal a mis padres no solo por los problemas de alimentación, sino también por la rebeldía. Por no entender que no me dejaran ser… yo quería llevar eso a término. Les hablaba mal por ello y les faltaba el respeto. Y a unos padres no hay que faltarles el respeto porque te dan la vida y porque mis padres son maravillosos. De eso me arrepiento. Les pido perdón desde aquí», decía, entre sollozos.

«No he sido una persona que se haya querido a sí misma»

«Sé que ahora se sienten orgullosos de mí y de todo lo que he conseguido. Aquí les demostré que puedo con todo. Y que todo lo que me pasa en la vida consigo superarme y hacerme más fuerte». Rota, suplicaba a sus padres su perdón: «Necesito que me perdonen de verdad, pero se lo digo delante de todo el mundo. Si les he fallado en algo les pido perdón y le digo que los quiero con todo mi corazón».

«Yo me he formado, pero mi base es la educación. Sin mi familia esto no tendría ningún sentido. Gracias a ‘Supervivientes’ me quiero más y me siento más fuerte. Quiero decir a todas esas chicas que de todo se sale y que no hagáis tonterías. Que pidáis ayuda y que os dejéis ayudar porque es en casa donde tendréis el apoyo. Que todos somos bellos por dentro y que valoro mucho a la gente que me rodea», destacaba. Desde el plató, Carlos Sobera le agradecía su sinceridad: «Este testimonio va a ayudar a muchísima gente, chicas y chicos jóvenes que estén pasando por lo mismo. Enhorabuena por ser tan valiente y por superarlo todo».