La veterana periodista ha llamado por teléfono en directo al colaborador en ‘Sálvame’. Y, sin quererlo, ha soltado un bombazo…


Este jueves, María Teresa Campos ha llamado por teléfono a Kiko Hernández. Hace tan solo unos días, -el pasado fin de semana-, ambos se reunían en la casa de la veterana periodista. Allí se congregaron, junto a Belén Rodríguez, para disfrutar de una comida familiar y entre amigos de la que el colaborador dio testimonio gráfico en sus redes sociales. Tras ese encuentro, la malagueña ha querido darle las gracias a su amigo por su afecto. Lo ha hecho en riguroso directo.

En una intervención telefónica de la que han sido testigos los espectadores de ‘Sálvame’, la andaluza ha soltado, sin querer, una noticia que podría afectar a su patrimonio. ¿Está planeando mudarse? ¿Acaso va a estrenar un nuevo trabajo? Os contamos cómo se le escapó una primicia que podría afectar de manera determinante a su futuro.

María Teresa Campos habla de estrenar «una casa nueva» en directo

«Tienes unas niñas maravillosas. Lo único malo que tienen es que me las voy a comer», le decía María Teresa a Kiko. «¡No te las comas, por el amor de Dios! ¡No te las dejo comer!», le respondía el colaborador, entre risas. «Lo tenemos que repetir ya. Nos diste de comer… Eres una anfitriona maravillosa«. La andaluza apuntaba: «Yo disfruto con esto, y más si son personas queridas y compañeros. Me gusta poner una mesa bonita y esas cosas».

«La que se ha liado porque he ido a comer a tu casa. A quien le fastidie, que sepa que voy a ir muchas veces«, comentaba Hernández. Una frase que sonaba a pulla a Terelu Campos y tras la cual la Campos anunciaba: «Es más, cuando estrenemos casa nueva…». El madrileño, algo sorprendido por sus palabras, matizaba: «Ya la hemos estrenado».

Telecinco

Entonces, María Teresa corregía: «No, no, vamos a estrenarla…». Kiko Hernández se removía en su sillón: «¿Damos la exclusiva, Teresa?». Hablaban, claro está, de una novedad que ambos conocen y que sigue siendo una incógnita para el público. Pero la periodista ha preferido dejar el asunto en ‘stand by’. «No, no, no, que lo gafamos. Cuando sea yo te lo digo», le pedía. «Cuando estrenemos casa nueva volveremos a reunirnos».

Cuando habla de «casa», parece claro que María Teresa hace referencia a su vivienda. Un exclusiva mansión situada a las afueras de Madrid, en la localidad de Molino de la Hoz. ¿Quizás planea cambiar de domicilio y trasladarse a una vivienda con menos metros? Quizás al decir «casa» esté dejando caer que se haya adherido a un nuevo canal de televisión. Todo es posible, pero habrá que esperar a que ella misma aclare exactamente de qué tema estaba tratando.

«Últimamente estoy muy llorona», admite la veterana periodista

«Eso es así, tal y como lo has dicho. Te quiero y cada vez que quieras charlas o verme: un telefozano y estoy ahí en 20 minutos, no más», concluía el tertuliano. María Teresa le ha devuelto el gesto con unas palabras de cariño: «Me emociona mucho lo que me dices porque últimamente estoy muy llorona. Yo también te quiero mucho. Te voy a querer siempre. ¡Y te quiero ver, que me aburro!».

Gtres

Esta misma semana, María Teresa Campos defendía a Kiko Hernández a pesar de los encontronazos que ha tenido este con sus hijas, Terelu y Carmen Borrego, e incluso con su nieta, Alejandra Rubio, a la que ha lanzado varias pullas en ‘Sálvame’.

“Aquí todos lo queremos mucho y él a nosotros más o igual”, sostenía. Bien es cierto que el colaborador ha hecho las paces con Carmen, aunque esta tregua podría ser solo un cese temporal de la discordia… A Alejandra, por su parte, no le ha gustado que su tía haya perdonado al colaborador porque considera que la ha humillado públicamente. Terelu ha sido quien se ha mostrado más crítica con la actitud de su colega. Desde ‘Viva la vida’, donde trabaja como colaboradora, le ha pedido ante las cámaras que no sobrepase ciertos límites.

María Teresa Campos apoya de manera incondicional a Kiko Hernández

Ante toda esta polémica, la matriarca del clan Campos prefiere dejar de lado las riñas televisivas y centrarse en el enorme cariño que le tiene al madrileño. Prueba de ello es su apoyo incondicional, a pesar de los chaparrones que caen constantemente a su gente delante de los focos. Minutos antes de recibir en directo la llamada telefónica de María Teresa Campos, Kiko también se mostraba conciliador. ““Carmen Borrego, te quiero, te quiero, te quiero… y Teresa Campos, te quiero, te quiero, te quiero… Yo no soy rencoroso y Carmen Borrego tampoco. Y los dos tenemos un sentido del espectáculo brutal, y si nos contratan, remamos a favor de obra…. Terelu, a favor de obra. Alejandra, a favor de obra”, decía.