«Ella sabe lo que yo quería a su madre, a la yaya», ha confesado el que fuera amigo íntimo de la cantante al saber del fallecimiento de la matriarca.


Este jueves, la audiencia de ‘Secret Story’ ha sido testigo de un momento muy emotivo. Luis Rollán, concursante del ‘reality’, ha podido abrir ‘la caja del presente’. Un regalo que le ha obsequiado el programa gracias al que ha podido enterarse de los acontecimientos que han sacudido a la familia de Isabel Pantoja desde que entrase en el concurso. Estos son, por citar lo más destacados, la muerte de la madre de la cantante, doña Ana, el reencuentro entre Kiko Rivera y su madre, o las quejas del DJ sobre la celebración de la boda de su prima, Anabel Pantoja, a la que sigue sin dirigir la palabra.

«Yo la quería mucho», ha recordado de doña Ana

Cuando ha visto las imágenes de los Informativos dando la noticia del fallecimiento de la matriarca, el colaborador se ha roto. «Yo la quería mucho. Ella se ha reído mucho conmigo y yo con ella», decía, desencajado. «Le mando un beso enorme a Bernardo, a Juan, Agustín y Isabel. Me acuerdo mucho de Anabel, de Kiko y de Isa», añadía. Acto seguido, le ha preguntado a Jorge Javier Vázquez: «¿Cuándo ha sido?». Este le ha respondido: «El 28 de septiembre». «¿Y cómo está la cosa entre ellos?», ha querido saber. El presentador le soltaba un «¿tienes tiempo?» que él interpretaba rápidamente.

Luis Rollán ha podido escuchar las declaraciones de Kiko Rivera sobre su enfado con su prima o su acercamiento con su madre, con la que se reencontró en Cantora tras el fallecimiento de su abuela. Sobre este asunto, comentaba: «No sabía ni cuándo ni cómo se iba a producir esto. Pero conociéndolo a los dos, era surrealista ese distanciamiento. Me toca como familia. Si por lo menos se han visto y se están hablando, que no lo sé, me haría muy feliz, la verdad».

Jorge Javier lo animaba a mandarle un mensaje a su amiga. Entonces, sincero, destacaba cuáles serían las palabras que dedicaría a la tonadillera si pudiera hablar con ella: «Le diría que me partió el alma lo de su madre. Ella sabe lo que yo quería a su madre, a la yaya. Ella sabe lo que supone para mí como familia mía. Lo ha tenido que pasar fatal».

Telecinco

El cariño que siente Luis Rollán por la familia Pantoja viene de lejos. Durante años, el andaluz ha sido amigo íntimo de la cantante. Más que eso: eran como familia. A día de hoy no se habla con la tonadillera, pero mantiene buena relación con personas de su círculo. Es el caso de Irene Rosales, quien entraba días atrás en la casa de Guadalix de la Sierra para darle una sorpresa.

Irene Rosales, tras su sorpresa a Luis Rollán en ‘Secret Story’: «Ha sufrido y ha llorado mucho»

En su encuentro con la joven, esta aprovechó para darle ánimo y afrontar con optimismo  la recta final del concurso. «Disfruta lo que queda, que luego esto se acaba. Lo estás haciendo genial», le decía. Tras su cara a cara, Irene confesaría más tarde que «Luis ha sufrido mucho y ha llorado mucho. Para él no es una amiga, es un familiar y todo lo que hizo fue con la mejor intención de mediar, tanto a ella como a su hijo, pero creo y quiero que vuelvan a tener una conversación entre adultos… Se tienen que centrar en tener una conversación ellos».

«Whatsapp no creo que se manden, pero una llamada deberían tener», añadía. Y se lamentaba de que las cosas entre Isabel y Luis están en punto muerto. «Luis se va a preocupar muchísimo por su amiga», se ha lamentado. Hacía referencia a la muerte de doña Ana, la boda de Anabel Pantoja y otros asuntos del clan que este, por fin, Luis Rollán ha podido conocer.

Montaje SEMANA

Con las Navidades a la vuelta de la esquina, la paz sigue sin querer asomarse en Cantora. Irene y Kiko están de acuerdo en celebrar este año las fiestas por su cuenta, sin ir a la casa que la cantante tiene en la localidad gaditana de Medina Sidonia. «El fin de año ya estoy organizando la cena en mi casa», desvelaba Irene. Cierto es que «todos sus fin de año han sido allí», al lado de su suegra, pero este año prefieren un plan sin sobresaltos. Las uvas las tomarán en compañía de sus hijos y seres queridos en su casa de Castilleja de la Cuesta.