El andaluz está encantado con la canaria y quiere seguir adelante: «Si ella quiere seguir jugando, yo juego con ella».


Manuel, de ‘La isla de las tentaciones’, está encantado de haber conocido a Fiama, la soltera más explosiva de esta edición del ‘reality’ de Telecinco. Y a la que tiene ganas de seguir conociendo. Porque tras los primeros besos, el de Puerto Real quiere más con la canaria. La pasión de ambos en Villa Playa es algo que no ocultan. Y que para el andaluz ha sido una revolución que lo tiene loco. «No voy a cortarme. Si ella quiere seguir jugando, yo juego con ella», ha confesado.

Aunque Manuel está entusiasmado por Fiama, no se puede olvidar de Lucía, su novia desde hace tres años. Le preocupa en las consecuencias que puedan tener sus actos. «Pienso en el daño que puedo hacer a Lucía. Ella se va a sentir defraudada conmigo, me va a decir que se la he jugado… Pero ha salido el auténtico Manuel, he sido yo. El día que yo vea esto y diré ‘has sido un mamón y un cabrón pero has sido tú», ha dicho, sincero.

Telecinco

Sus palabras no han estado en absoluto desencaminadas. Porque cuando su novia ha visto las imágenes de su chico desatando su pasión con Fiama ha entrado en llanto. «Yo sí que no voy a llorar más. Es patético, ya me lo había demostrado antes, pero ahora más. No me lo esperaba, yo estaba más tranquila hoy que en la otra hoguera.Lo ha hecho porque no tiene dos dedos de frente, porque no me quiere, porque es su naturaleza y porque no piensa en nadie, más que en lo que tiene entre las piernas», se lamentaba, destrozada.

Lucía: «Siento que soy una porquería»

«Venía aquí harto de llorar y quería que confiara en él, de vergüenza. No se merece nada de mí y no lo va a tener. Ya llorará, pero que llore. Lo mismo que he llorado yo y más. Sabía que había sido él. Es un mierdas.  Siento que me ha vuelto a humillar. Siento que soy una porquería, pero él es mucho más porquería que yo, porque yo no le he faltado el respeto en mi vida. Así va a quedar. Es un caliente asqueroso, que haga lo que quiera», le decía a Sandra Barneda en la hoguera.

Telecinco

«No quiero ver más imágenes porque la siguiente imagen yo ya me la conozco porque sé quién es el personaje que tengo al lado. No quiero nada que tenga que ver con esta mierda de persona. He perdido tres años de mi vida con este tío, he vivido tres años una mentira y no quiero estar con una persona tan despreciable», zanjaba.

Tras pronunciar estas palabras, Lucía se ha quitado todos los objetos que tenía de Manuel. Regalos como un anillo y dos pulseras de los que se ha desprendido de inmediato. Animada por sus compañeras, la de Puerto Real ha recogido las joyas del suelo y luego las ha echado al fuego: «He tirado todas las mierdas que tenía de él. Porquería yo en mi cuerpo no quiero. No quiero nada que tenga que ver con esa mierda de persona».

Manuel se acuerda de Lucía en la hoguera: «Sé que le voy a hacer daño»

Manuel se rompería poco después en la hoguera al darse cuenta de a dónde pueden llevarlo sus actos. «Estos días en la villa me he dejado llevar, he sido súper egoísta y he fallado a Lucía en varias ocasiones. He reventado la relación, seguramente la pierda. Son sentimientos muy contradictorios, no quería hacerle daño, me ha salido y no he pensado en nadie más que en mí, me da mucha pena. Lucía es la persona que más he querido, me lo ha dado todo, sé que le voy a hacer daño. Creo que lo habrá pasado muy mal, que no ha disfrutado y que se ha acordado mucho de mí», ha expresado.