«Mi madre no tiene corazón. Todo lo que ha hecho conmigo en su día es un paripé», ha afirmado el DJ.


«No hay marcha atrás en la relación con mi madre», advertía Kiko Rivera antes de que comenzara el especial de Telecinco, ‘Cantora: la herencia envenenada’. Un programa que seguramente marcará un antes y un después en esta guerra mediática. El DJ reconocía que había descubierto algo importante sobre Isabel Pantoja: «Es tan grande que no tiene perdón de Dios». 

Telecinco

Pisaba el plató de Telecinco visiblemente afectado, apuntaba que este controvertido capítulo de su vida le estaba suponiendo un duro trance: «Me siento fatal. Me parece lamentable que tenga que venir a un programa de televisión para enterarme de la herencia de mi padre». Y añadía rotundo: «Me han engañado. Me han robado a sabiendas que me estaban robando». Explicaba que no era fácil su posición, pero que los papeles no mentían: «Moralmente es acojonante».  

«Jamás pensé que pudiera llegar a vivir esto y que nadie, ni mi madre ni las personas que están implicadas, se hayan sentado a hablar conmigo». El marido de Irene Rosales reconocía que por supuesto echa de menos a su progenitora, pero que a día de hoy no tiene fuerzas para una reconciliación: «No voy a poder perdonar a mi madre». 

SEMANA

Aseveraba que no existe ninguna explicación lógica para todo lo que ha sucedido: «Esto que está aquí es de una persona cegada por el dinero». Y admitía que en la escala de valores de la artista, primero se sitúa la esfera económica, incluso por delante de sus hijos. Apuntaba que ha confiado en su madre siempre al cien por cien, por ello su evidente decepción: «Creo que he podido tener el complejo de Edipo y estar enamorado de esa persona. Todo lo que me ha dicho ha ido a misa».

«No tiene corazón»

No ha podido asimilar muchos datos que ha descubierto recientemente: «Hay muchas cosas que la gente desconoce y yo también desconocía». Reiteraba que a estas alturas de su vida lo único que cree son las pruebas que están en los documentos que llevaba consigo al programa. Y recordaba que suscribía las palabras que dijo su hermano Francisco Rivera hace poco: «Mi madre no tiene corazón. Todo lo que ha hecho conmigo en su día es un paripé». 

Kiko Rivera
© SEMANA.

«Solo me creo esto. Yo esto no se lo haría a mis hijos. Una persona que quiere a otra no puede hacer algo así». Además, el DJ solo ve una solución en esta guerra: «Que se sienta con mis abogados a explicarme todo esto. No tiene perdón de Dios». Añadía que durante toda su vida, la tonadillera ha antepuesto el dinero a todo lo demás. Además, respecto a aquellas voces que creen que él se ha lucrado siendo el ‘hijo de’, se mostraba tajante: «He sido la tarjeta de crédito de mi madre».

«Ahora te has quedado sola de verdad. El detonante final es este». Kiko indicaba que todo viene a raíz del pasado 2 de agosto, pero no ha revelado qué pasó aquel día. No le importa que su madre no le perdone: «Ahora mismo en quien pienso es en mi padre».