No es la primera vez, y seguro que no será la última, en la que somos testigos de una estrepitosa caída en las instalaciones de Mediaset. La última emisión del ‘Mediafest Night Fever’ nos deja un nuevo susto. Kiko Matamoros, una de las estrellas invitadas la segunda gala, se atrevió a vestirse de ‘Drag Queen’ y convertirse en Kika Brona. No solo se subió a unas espectaculares plataformas también sufrió un aparatoso tropezón cuando ya se retiraba del plató. 

La caída, que se produjo entre bambalinas, asustó a sus compañeros que rápidamente acudieron a ayudarle. Él pronto confirmó que se encontraba bien mientras distintos miembros del equipo le quitaban las botas y le incorporaban. «Kiko se podría haber matado», señalaba Jorge Javier Vázquez. Mientras que Lydia Lozano recordaba que llevaban una racha en el programa de malas de caídas. Finalmente todo quedó en un susto tras una actuación memorable.

Kiko Matamoros se transforma en Kika Brona

El colaborador dejó a más de uno sin palabras debido a su transformación como Drag Queen. Defendió su actuación con un traje repleto de brillantes y plumas en color blanco que dejaba al descubierto parte de su anatomía. Y es que a pesar de sus reticencias durante los ensayos, finalmente accedió a enseñar el trasero. La segunda entrega del ‘Mediafest Night Fever’ también nos deja una aplaudida actuación de Anabel Pantoja interpretando el tema ‘Cuando me vaya’. Su pareja, Yulen Pereira, no quiso perderse ningún momento y estuvo presente, además salió durante unos segundos al plató donde se dio un beso en directo con la sobrina de Isabel Pantoja.

kiko matamoros
Telecinco

Otro de los momentos más destacados del programa tuvo lugar cuando Rocío Carrasco y Ana María Aldón derrocharon complicidad delante de los focos. La hija de la recordada Rocío Jurado actuó como invitada y ambas se fundieron en un cálido abrazo dejando patente que mantienen una buena sintonía. Un encuentro, entre risas, en el que Rocío Carrasco felicitó a la todavía mujer de José Ortega Cano por su 45 cumpleaños. Ana María Aldón confirmó la cordialidad que existe con ella. «Me deseó suerte. Para mí fue muy respetuoso, creo que era lo normal. A mí me saluda la hija de Rocío Jurado, a la que tanto he admirado».