«Me duele haber dado 20 años de mi vida a esta gente. Son personas que no se merecían lo que yo he hecho con ellos», ha comentado el colaborador de ‘Sálvame’.


La guerra abierta entre Kiko Matamoros y Makoke sigue acaparando minutos de televisión. Tras dos semanas de silencio, la colaboradora de ‘Viva la vida’ se pronunciaba ayer acerca del desgarrador polígrafo del colaborador de ‘Sálvame’ en el que confesaba su bajada a los infiernos. En concreto, la exconcursante de ‘GH VIP’ aseguraba que estaba cansada de recibir las amenazas de su exmarido y hace hincapié en que se sentía decepcionada con algunos de sus compañeros por no haber dado la cara por ella. Un día después, ha sido el padre de Diego Matamoros quien ha querido tomar la palabra y ha insistido en que no quiere guerras.

Telecinco

Kiko Matamoros se ha mostrado tajante y ha explicado que lo único que ha hecho en estas últimas semanas ha sido contestar a todas sus provocaciones. «Aquí quien ha hablado de sexualidad, virilidad, ha sido ella. Es muy cínico venir aquí y decir me ha llamado no sé qué. Yo cuando me separo intento tener la mejor relación posible, primero por mi hija y luego por mí. Porque sé lo desagradable que es, lo incómodo que es y la energía que te quita. Fue esta mujer quien empezó a contar cosas cuando salió de ‘Gran Hermano’«, ha comenzado a explicar.

Por otro lado, el colaborador del programa de Telecinco ha indicado que tras separarse de su mujer, ambos llegan a un acuerdo para que ella no saliera perjudicada. «Sé que yo tengo más posibilidades de ganarme la vida«, cuenta. Entonces, Kiko Matamoros le propuso a Makoke en ese momento que se quedase con una casa y vendiese otra para pagar Hacienda algo que ella se negó en rotundo. «Me duele haber dado 20 años de mi vida a esta gente. Son personas que no se merecían lo que yo he hecho con ellos. Mi vida no me escandaliza, por lo tanto me da lo mismo que se escandalicen los demás», asevera.

El tertuliano insiste en que no tiene nada que ocultar ni nada de lo que avergonzarse. Tantos sus amigos, así como su pareja y sus hijos conocen todos sus movimientos: «Nadie se va a asustar de nada. A lo mejor de la tuya sí. Ya está bien«. A este respecto, Matamoros ha explicado que también llegó a un acuerdo con su exmujer sobre su hija, Anita, aunque la colaboradora «se lo ha pasado por el forro cuando le ha dado la gana».

Matamoros insiste en que la primera en soltar amenazas en los platós ha sido la madre de su hija pequeña y recalca que, como es obvio, no se va a quedar callado sin defenderse: «La que ha hablado primero de que yo era un mal padre ha sido ella. Luego yo soy más duro contestando porque tengo más armas. No quiero guerra, primero por mi hija y luego por mi, no compro historias pero que no me busque porque me encuentran, porque no me hago un poli… me hago cuatro».

Makoke, enfadada con sus compañeros de ‘Viva la vida’

Telecinco

Hace dos semanas, Makoke recibió en directo un burofax por parte de una empresa que le cedió maquinas de gimnasio a Kiko Matamoros para una acción publicitaria. Este acontecimiento tocó a la colaboradora, quien consideraba que se había hecho para humillarla. «Me molesté con el programa. Me he sentido sola con las cosas que se han dicho en el plató de ‘Sálvame’ porque no hay nadie que condene esas palabras. Es una campaña de difamación contra mí tremenda. No voy a entrar al barro que entra él, mi prioridad es mi familia y entrar en este juego tan sucio me parece ruin», comienza a explicar la madre de Anita Matamoros.

Makoke se ha mostrado dolida y ha confesado que se ha plateado dejar el programa presentado por Emma García porque no le compensa tanta sufrimiento. «Han sido infinidad la de asociaciones de mujeres que me han llamado, no tengo nada que esconder», reitera e insiste en que no va a entrar en el juego de Kiko Matamoros.

La colaboradora de ‘Viva la vida’ deja claro que tiene la conciencia muy tranquila, aunque se muestra decepcionaba porque se siente engañada: «Pensaba que era de otra manera. Es una persona que me ha intentado humillar, que si soy tonta, inculta, que soy una puta porque le puse los cuernos y una pésima madre. ¿Qué más le queda decir de mi? No voy a entrar en ese campo. Mi familia no se merece este espectáculo. Es muy triste que esta persona que me amenazó con todas las letras y dijo que como hablara iba a contar cosas. Es muy triste que nadie de aquí condenara esas palabras. Que me dejes en paz». Por otro lado, la colaboradora de ‘Viva la vida’ ha insistido en que ninguno de los dos está libre de pecado y que deberían callarse ciertos asuntos porque si se hacen públicos nadie saldría ganando.