En ‘Sálvame’ se ha montado una monumental bronca después de que el colaborador acusase a sus compañeras de haber actuado de manera «insolidaria» con la gallega.


Este lunes se ha montado una bronca en ‘Sálvame’ por un asunto relacionado con Filomena. El pasado viernes, durante la emisión del programa, la tormenta que ha cubierto de nieve toda España, empezaba a causar estragos en la capital, donde se encuentran los estudios de Mediaset. En el ecuador del espacio, los colaboradores manifestaron su inquietud ante las consecuencias de la borrasca.

Belén Esteban, que vive en Paracuellos del Jarama, mostraba su preocupación: «Me da miedo no llegar a mi casa. Te lo digo sinceramente. En Madrid hay atasco, pero llegas. Si está la carretera cerrada, ¿qué hago?», le comentaba a Jorge Javier Vázquez. «Me tengo que cambiar la bomba. No es tan fácil. Me da miedo». Lo cierto es que cuando el programa llegó a su fin se las vieron y se las desearon para regresar a sus respectivos domicilios sanos y salvos. Todos veían que la vuelta a casa iba a resultar muy complicada. Los móviles inmortalizaron el momento en el que algunos colaboradores pudieron irse a casa en taxi o en coches de producción. Pero no resultó tarea sencilla para todos…

Matamoros se queja de la actitud «insolidaria» de Gema y de Lydia

Mila Ximénez vivió la vuelta a cada «con verdadera angustia», a pesar de que Kiko Matamoros la ayudó a regresar a su domicilio en su propio vehículo. Lydia Lozano y Gema López, por su parte, pudieron retornar a sus hogares en transporte público. Al parecer, todo había transcurrido con cierta normalidad. Pero, según Kiko Matamoros, no fue así. Este lunes, el colaborador se ha quejado de la «actitud insolidaria» de sus compañera Chelo García Cortés. Las acusaciones del madrileño se producen el mismo día que SEMANA publica en exclusiva el ‘rescate’ de Gema López y Lydia Lozano en plena nevada para poder acudir al trabajo en televisión este lunes.

Gema López Lydia Lozano
Clipper Press

Gema, indignada, ha respondido de manera tajante que ni ella ni Lydia actuaron de manera egoísta al abandonar ‘Sálvame’. «Nuestro taxi empezó a patinar y lo que le dicen a Chelo es que se quede dentro que Israel tiene coche. Y ella espera Israel. Estuvimos andando tres cuartos de hora hasta que llegamos al metro. Nos hicimos tres transbordos. Cuando llegué a mi casa tuve que atravesar otro parque. Y Chelo llegó divinamente al hotel. De todas formas, yo no soy la producción del programa», sentenciaba. «A mí me dijeron: ‘Deja a Chelo que se va con Israel’. A ella le dijeron ‘quédate con Israel’ y nosotras nos fuimos andando. ¡Que patitas tenemos todos! ¡Que no nos vino a recoger un súper cohete como una reina!». Matamoros insistía en que Chelo «es una persona de 68 años».

«Tuvo que venir a policía a llevarse a Chelo al hotel», ha denunciado Kiko Matamoros

«Estás victimizando a Chelo», le echaba en cara Miguel Frigenti. «Te teníamos que haber llamado para que te dieses la vuelta», le recriminaba López. «No podía coger el móvil del frío que tenía en las manos», puntualizaba Lydia. «Pues nada, me lo he inventado yo», se quejaba Matamoros. Y a continuación, lanzaba: «Tuvo que venir la policía a llevarse a Chelo al hotel».

Telecinco

«Todo el equipo que está aquí iba en Metro con nosotros… Es muy fuerte», detallaba Lydia Lozano, cabreadísima. «Es sucio lo que has hecho con nosotras», exclamaba Gema López. Kiko Matamoros insistía: «Habéis tenido un problema con una compañera de muchos años». 

Gema López se defiende: «Ahora resulta que fuimos las malas»

El enfado de Gema López iba cada vez a más: «Eres un clasista. ‘Tú has dicho ‘Yo en metro no iría en la vida». Matamoros le respondía que su abuelo había trabajado «en el mantenimiento del Metro» y que no le supondría problema alguno moverse en transporte público. «De todas las más pringadas fuimos Lydia y yo ahora resulta que fuimos las malas. Porque aquí hubo quien se fue en su coche. Y hubo a quien le tocó irse andando. A mí me tocó irme andando. Y ahora resulta que hice mal», zanjaba Gema López. «¡No hicimos nada malo y encima nos acusas!».