El presentador ha desvelado en ‘Sálvame’ que una vecina le ha enviado mensajes ofensivos y que está «inquieto por lo que pueda pasar cuando pase todo esto».


Jorge Javier Vázquez ha compartido una reflexión en ‘Sálvame’ sobre las posibles consecuencias que tendrá el plan de desescalamiento del confinamiento anunciado hace 24 horas por el Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez. El presentador de ‘Sálvame’ ha contado una experiencia personal para reflejar el actual estado de crispación que está viviendo la sociedad después de siete semanas de aislamiento en casa.

El de Badalona ha recordado que «cuando me dio el ictus llegué a casa y cuando llegué a casa había una caja de cerezas». En la caja de frutas «había un número de teléfono». Jorge Javier no dudó en agradecer personalmente el detalle a quien le había hecho este regalo. «Llamé a la vecina y le dije ‘muchas gracias». Hasta ahí, todo transcurría con normalidad: «Ictus, caja de cerezas, me lo agradece, punto», decía.

Los insultos de su vecina: «Lo mínimo que me decía era lameculos»

Sin embargo la relación con su vecina, con la que únicamente mantuvo contacto telefónico en una ocasión, cambió una vez que estalló la crisis del coronavirus. «Cuando lo del Covid, esta señora, a la que no conozco de nada, me empezó a mandar unos mensajesPensaba que mi teléfono era la barra de un bar. Estaba en mi casa y lo mínimo que me decía era lameculos. De aquí para arriba. Yo le decía: que no la conozco de nada, que no tenemos ninguna confianza».

Esta anécdota ha servido para Jorge Javier se plantee con la actitud que podrían tener muchas personas una vez que el Estado de Alarma llegue a su fin. Desde «hace varios años» vive en una urbanización de Madrid «que entiendo que son conservadores ideológicamente». En ella viven otros rostros conocidos como Bertín Osborne o Paloma San Basilio. En todo este tiempo nunca ha tenido conflicto ni encontronazo alguno con sus vecinos. Con los que más se topa son los propietarios de unos labradores con los que coincide cuando saca a pasear a sus perros. «No he tenido ninguna relación con ellos. Todo muy bien».

«A ver si me voy a tener que ir de esta casa»

«Te juro que estaba pensando: a ver si ahora se va a tener tal revolución que me voy a tener que ir de esta casa. Estos días he pensado que no podemos vivir así. Tenemos que ser capaces de que cada uno piense lo que le dé la gana sin tener miedo», añadía.

A pesar de la extraña reacción de su vecina y su incesante envío de mensajes, Jorge Javier no se plantea realmente mudarse de vecindario. «Pase lo que pase pienso quedarme». Sin embargo, sí le preocupa lo que puede suceder en las próximas semanas, cuando recuperemos la libertad de movimientos después de un periodo tan largo dentro de nuestras viviendas y sometidos a tanta presión. «Estoy inquieto por lo que pueda pasar cuando pase todo esto. Se están mezclando los aplausos con las caceroladas. El clima es tan grande que la tensión es enorme».

Jorge Javier ha reconocido que «bloqueé a esta señora» en su teléfono móvil para evitar el acoso. «Tengo que decir que me da vergüenza haber bloqueado a una vecina, pero cuando la vea: ¿qué le digo? La que tendría que tener vergüenza es ella».

Más sincero que nunca

Jorge Javier nunca ha tenido pelos en la lengua a la hora de manifestar ante las cámaras de televisión lo que piensa y lo que le preocupa. Hace unos días echaba una bronca monumental a su compañero Antonio Montero por una alusión que hizo en ‘Sálvame’ a Pablo Iglesias. También ha criticado con dureza a la clase política por la manera en la que están gestionando la crisis provocada por la pandemia.

«Esta enfermedad y este país va a salir adelante por gente con ellos», decía. «Ni por Sánchez, ni por Casado, ni por Rufián, ni por Abascal ni por absolutamente ninguno de ellos. Vamos a salir adelante por la gente que forma este país, sino por gente que está mucho más a la altura que la clase política de este país», decía.

«Es una auténtica vergüenza. No se puede ser más poco empático, más calculador y más frío. Estoy hablando de todos los partidos. Es bochornoso y espero que vean estas imágenes y que no nos hagan pasar más vergüenza ni más asco. Que la fuerza de este país es la fuerza que lo forma: los españoles, no la gente que está ocupando el Congreso», manifestaba el pasado 22 de abril.