El sorprendente regalo de Belén Esteban a Jorge Javier tras sufrir un ictus

Jorge Javier Vázquez ha explicado el regalo que su amiga, Belén Esteban, le ha hecho antes de su operación para que le protegiera y le diese suerte

Desde que se conocieran los problemas de salud de Jorge Javier Vázquez, el resto de España ha estado pendiente de cómo iba evolucionando el presentador más conocido y más querido. Tras desvelarse el verdadero motivo de su ingreso de urgencia y su operación, un ictus, ahora todos están más pendientes de él.

Belén Esteban está preocupada por el estado de salud de Jorge Javier

Todos. Incluso sus compañeros de trabajo, con los que mantiene una excelente relación. De hecho, después de tantos años juntos, algunos se han convertido en amigos y en un pilar fundamental en su día a día. Una de ellas es Belén Esteban, que se ha mostrado muy preocupado por Jorge Javier.

De hecho, tal y como ha desvelado el propio Jorge Javier Vázquez en ‘Sálvame’, Belén Esteban le ha hecho un regalo que no ha dejado indiferente al presentador. Él mismo lo ha contado: «Cuando vino Adrian a verme al hospital me dijo ‘fíjate cómo es Belén, que no sabe absolutamente nada y me ha dicho sé que vas a ver a Jorge, toma esta estampa’. Que sepas Belén que tengo la estampa en la mesita.», desvela.

Belén Esteban siempre recurre a San Judas Tadeo

Belén Esteban siempre se ha mostrado muy creyente. De hecho, cuando se subastó la casa de Toño Sanchís, también se lo agradeció a un ente superior, también a San Judas Tadeo. De hecho, Belén compartió una imagen agradeciéndole al Santo que todo hubiera salido como esperaba. Así que lo más probable es que cuando todo se solucione, volvamos a ver a la Esteban visitando y rezando al mismo Santo.

Leer más: Belén Esteban desvela quién le ha ayudado más en su lucha contra Toño Sanchís

Belén Esteban es muy creyente y transmite esa energía y esa creencia a sus seres queridos para que consigan también aquello que les inquieta. Ahora es el turno de Jorge Javier, que con estampa en mano, busca la tranquilidad después del susto que la vida le ha dado.