Tras unos meses complicados, el actor Jordi Rebellón se ha incorporado a la segunda temporada de la serie ‘Mercado Central’, de TVE


Estos últimos meses no han sido fáciles para Jordi Rebellón, de 63 años. El Estado de Alarma le pilló en México, desde donde cogió el último avión que partía a Barcelona. Allí pasó solo el confinamiento alejado de su familia y de su fiel amigo, su perro, Bruce, que falleció en esos días víctima de un cáncer. A esto se unió la preocupación por la ausencia de trabajo debido a la crisis sanitaria. Pero el teléfono sonó y recibió una llamada que le anunciaba su incorporación a la serie ‘Mercado Central’, de TVE, producida por Diagonal TV. Ahora, el actor catalán disfruta de su regreso a la pequeña pantalla.

¿Contento con tu incorporación a ‘Mercado Central’?
Después de estar confinados, el panorama no era muy alentador y esta llamada para la segunda temporada de la serie la recibí con mucha alegría y respeto con las medidas de seguridad que se están tomando y muchas ganas de trabajar.

¿Está siendo complicado grabar en estas condiciones?
Sí, y extraño, porque llegas con mascarilla, que solo te quitas cuando vas a grabar, te miran la temperatura… Y luego, los contactos personales… Por ejemplo, es complicado contar una historia de amor sin poder abrazarte, besarte…

¿Qué es lo que más te gusta de tu personaje, Fernando Luján?
Que es un personaje con muchos matices, muchas aristas y va a dar sorpresas en las tramas porque las cosas no son siempre lo que parecen.

El equipo ya estaba hecho, pero no te habrá costado mucho adaptarte…
No, porque tenía compañeros y amigos dentro. Además, el ambiente es maravilloso y se trabaja muy bien. Al tratarse de una serie diaria, hay que estudiar y madrugar mucho, pero estoy encantado.

Te has reencontrado con Jesús Olmedo…
Sí, y con Lola Marceli, de ‘Hospital Central’, Ana Rayo, con quien trabajé en el teatro. Mucha gente… En esta profesión damos tantas vueltas.

¿Es muy duro el ritmo de rodaje en esta serie diaria?
Antes de la pandemia, en las series diarias se hacían jornadas más o menos de 8 a 18 h con un descanso para comer. Pero ahora, tenemos prohibido comer en plató, y hacemos una jornada de 7:30 u 8 h hasta las 15:30 o 16 h. Comemos en casa y, por la tarde, a estudiar los guiones del día siguiente.

¿Cómo podéis estudiaros esos guiones tan largos en tan poco tiempo?
Cada uno sirve para algo y el cerebro es un músculo y cuando lo ejercitas… Al principio, igual te desesperas un poco, pero luego acaba saliendo. Aunque sí creo que memorizar tantas páginas es lo más duro de nuestro trabajo.

Jordi Rebellón nos cuenta cómo vivió el confinamiento

¿Cómo llevaste el confinamiento?
Cuando empezó el Estado de Alarma, hacía cuatro días que había llegado a México, porque estaba preseleccionado para una serie. Se paró todo y aproveché para sacarme la tarjeta de residente, porque si no, no puedes trabajar allí, pero una vez que la tuve, dije: “¿Y qué hago yo aquí ahora?”. Me sentí solo, desprotegido, pero pude coger el último vuelo a Barcelona y me confiné allí hasta que abrieron fronteras y fui a Madrid. Así que estuve sin ver a mi familia y con una infinita paciencia porque era algo que no estaba en nuestras manos. Y ahora, vamos a ver, porque se está poniendo todo otra vez muy mal… En el trabajo, estamos cumpliendo las medidas sanitarias porque el contagio se tiene que parar.

¿Cómo ves el futuro de vuestra profesión?
Es todo muy extraño. Que vayan a reventar los transportes y los teatros hayan tenido que estar cerrados y con tantas restricciones no se entiende. Son de los sitios donde menos contagios puede haber porque se guarda la distancia de seguridad y se va con mascarilla. Yo también hago el llamamiento de Cultura segura.

Durante la cuarentena hiciste un bonito vídeo animando a los profesionales de la sanidad junto con tus excompañeros de ‘Hospital Central’…
La idea partió de un compañero que me lo propuso y fuimos contactando con todos para rendir un homenaje a la sanidad de este país.

‘Hospital Central’ caló en los espectadores y muchos piden su vuelta. ¿A ti te gustaría?
Eso no depende de nosotros… Pero la verdad es que la están reponiendo en Divinity y está funcionando muy bien. No creo que ahora sea el momento de retomarla, pero sí más adelante se hiciera, yo diría que sí. Mi personaje murió, pero ya se sabe que en una ficción, se le puede traer de vuelta. Me divertí mucho con la serie y tengo un gran cariño al personaje de Vilches. La gente le recuerda.

¿Vas a volver al teatro?
La obra que estaba haciendo con Concha Velasco, El funeral, terminó y mis monólogos, con esta situación, no tengo intención de retomarlos.

En mayo, perdiste a Bruce, tu perro, de 11 años…
Sí, fue muy triste, porque, además, por la pandemia no puede estar con él en ese momento. Pero me quedo con los buenos momentos porque fue un compañero maravilloso. Fue un cáncer galopante que nos pilló de improviso.

¿Qué aficiones tienes?
Me gusta no tener que hacer nada, que no significa que no haga nada, sino que hago lo que me apetece, como leer, pasear… Pero este trabajo no sé qué tiene, que cuando llevas un mes sin trabajar, ya tienes ganas de volver y te preguntas si te alguien te va a llamar.

Tienes un contencioso pendiente con Hacienda, ¿cómo está el tema?
Tengo un problema con ellos desde hace 11 años y sigo en litigio… He ido perdiendo y ahora voy al Supremo, que es la última oportunidad. Y si tengo que pagar, pues pagaré.