«Mi madre sabe que estoy vendiendo contenido erótico, pero no se lo hemos dicho a mi padre», ha afirmado el hijo de Jaime Ostos y Mari Ángeles Grajal.


Jacobo Ostos está en boca de todos por las imágenes subidas de tono que publica en una aplicación. El hijo de Jaime Ostos y Mari Ángeles Grajal se ha sentado en ‘Sábado Deluxe’ para hablar del tema y ha reconocido que su madre es «muy abierta», pero se enteró por ‘Sálvame’ de esta realidad.

«Mi madre no tiene nada que ver en lo que hago yo. Es una señora muy moderna. Partiendo de la base que te inculca una educación y luego tú haces con tu vida lo que quieras», ha revelado. El pasado 22 de abril, en pleno confinamiento, comenzó todo a raíz de la conversación con una amiga quien le animó a hacerlo. Todo arrancó como «un experimento» y él mismo ha reconocido que ha salido bien y ha sido «muy rentable». Respecto a sus ingresos contaba que gana por cada suscriptor de la web unos 18 euros y puede llegar a tener 400 fanáticos al mes. «No hago daño a nadie».

Ha revelado cómo es el perfil de su seguidor: «El 90% de mis fans son gays, debo de tener un perfil que le gusta a este público». También ha confesado que ha tenido diversas ofertas como hacer colaboraciones con actrices porno, otras relacionadas con mujeres mayores. «No he accedido a ninguna de esas ofertas».

«Una vez me ofrecieron 72.000 euros por pasar un fin de semana con una señora mayor en un yate», contaba. Eso sí, ha reconocido que no da credibilidad a muchas de las ofertas. Se ha definido como una persona muy activa sexualmente, pero se reconoce heterosexual: «He experimentado a todos los niveles». Ha indicado que nunca ha tenido problemas para ligar, pero que ahora tiene más facilidad.

«He sido muy promiscuo, pero en el buen sentido». Añadía que en la citada aplicación se pueden ver vídeos en los que ofrece sexo explícito por 200 euros. «Mi madre sabe que estoy vendiendo contenido erótico, pero no se lo hemos dicho a mi padre». Añadía que no cree que ser escort o vivir del sexo sea algo «dramático».

Su última orgía

Ha recordado que fue hace mucho tiempo antes de tener a su primera pareja con 27 años. Reunió a seis chicas y tres chicos y se prolongó desde las seis de la mañana hasta las dos de la tarde. «Al final me quedé yo solo con las compañeras. Estuve con cinco de las seis», contaba.