Aunque muchísimos espectadores de ‘La isla de las tentaciones’ permanecen pendientes de la historia de Fani, Rubén y Christofer, hay otras parejas que también verán resquebrajada su relación. Una de ellas es Álex Bueno y Fiama Rodríguez, que, a pesar de estar inmersos en los preparativos de su boda antes de entrar en el concurso, tiempo después vieron cómo su amor se fue al traste. Aunque en sus redes sociales ninguno de los dos ha dejado pistas del final de su historia, hay imágenes en la Red que demuestran que ambos rompieron tras el exitoso reality. Tanto es así que el extronista ya ha rehecho su vida y hemos encontrado a la sustituta de la canaria, quien, por cierto, sí se atreve a compartir algunas instantáneas de su amor.

[Una aspirante a La isla de las tentaciones desvela los secretos del reality: ¿cuánto cobran los concursantes?]

Álex Fiama

Se trata de Natalia Villena Nuñez, una joven de 25 años dedicada al mundo del fútbol. Madrileña de nacimiento, pertenece al equipo Torrelodones CF Alter, donde juega como centrocampista y se define a sí misma «como un verdadero desastre», siendo este aspecto, según ella misma, «lo mejor que puede ofrecer». Amante de la zona costera y activa en redes sociales, en su perfil de Instagram comparte imágenes sola, haciendo deporte, junto a alguna amiga o con el que ella llama «su gran suerte».

Álex Bueno

Fue a finales de año cuando Natalia hizo pública su primera publicación juntos y, desde entonces, le ha dedicado más de una dedicatoria, eso sí, a través de su perfil. Prueba de su discreción que, a pesar de que este medio ha tratado de ponerse en contacto ella, la joven ha decidido no hacer declaraciones al respecto. Según reza en sus stories, ambos se encuentran en París, lugar al que han decidido ir con el objetivo de pasar unos románticos días en pareja.

[La isla de las tentaciones: El error que ha convertido a Rubén en gigoló de lujo]

Isla tentaciones

De este modo, Álex ha dado carpetazo a su pasado con Fiama. Entraron en ‘La isla de las tentaciones’ «para saber si podían confiar en el otro al 100 %», pero parece que tras varias crisis ya no hay vuelta atrás entre ambos.