"No sé qué hubiese sido sin él en mi vida", ha asegurado la sevillana rota en lágrimas. 


Diez días después de la muerte de su madre, Irene Rosales regresaba al plató de ‘Viva la vida’ -programa en el que colabora-. Muy afectada con la pérdida de uno de sus pilares fundamentales, ha reconocido estar «destrozada». Kiko Rivera está siendo su mejor apoyo para superar este duro golpe: «Es la persona más importante que me está ayudando ahora mismo».

Su progenitora falleció como consecuencia de una complicada enfermedad que llegó de forma repentina y en tan solo dos meses, sus familiares y amigos se despedían de ella. El hijo de Isabel Pantoja está siendo su sostén principal: «No sé qué hubiese sido sin él en mi vida», ha dicho rota en lágrimas. 

El dolor de Kiko

La sevillana desvelaba que afronta como puede el día a día y desea recuperar su rutina. Sin embargo, le está siendo complicado ya que las emociones están a flor de piel. Su marido es la persona que más está entendiendo sus circunstancias y sus cambios de humor.  

Para Kiko también ha sido un mazazo la marcha de su suegra: «El dolor que tiene él por mi madre, lo veo y es como si fuese un hijo», ha contado Irene. El DJ mandaba un emotivo mensaje de ánimo a su mujer a través de un vídeo que ha emitido el programa: «Te quiero, te amor por encima del mundo. Gracias por existir. Sabes que me tienes por y para siempre».