Iñaki Gabilondo se ha despedido de la radio, el medio en el que se ha desarrollado profesionalmente y en el que ha crecido. Así habla con tristeza del devenir de la radio, de los motivos de su adiós y de la situación actual del periodismo


Iñaki Gabilondo siempre será recordado por ser uno de los grandes del periodismo de nuestro país y un fiel compañero de viajes si lo que se desea es informarse desde la radio. Sin embargo, el profesional de la información ha decidido apagar los micrófonos, colgar sus auriculares y anunciar su retirada a punto de cumplir los 79 años de edad, al entender que ha llegado el momento de disfrutar de su vida más allá del servicio público que prestaba con inmensa felicidad desde hacía décadas.

El periodista ha elegido la noche del martes para anunciar su retirada definitiva de las ondas en una entrevista concedida al programa ‘Hora 25’ de la Cadena Ser: “Hacerse mayor es un proceso de despedida. Voy a cumplir 79 años el mes que viene. Estaba claro que esto se acababa ya y me estaba aburriendo de mí”, ha confesado Iñaki Gabilondo, dejando a sus oyentes huérfanos ante la idea de que no podrán disfrutar más de su talento.

Foto: Gtres

Iñaki Gabilondo ha elegido uno de los programas de radio en los que ejerció como director para decir adiós a la radio a nivel profesional, pero “contento de que sea aquí donde podamos hacer el adiós. A esto vengo. Yo estaba como quería, retirándome por la vía de la discreción máxima”, confesaba. Se encontraba entre amigos, entre compañeros de profesión con los que atesora admiración mutua, de ahí que hablase con sinceridad sobre lo que le rondaba en su cabeza: “Aquí cuando dejé de hacer los comentarios seguramente debería haberlo dejado todo. Forzamos un poco más en el ‘Hoy por hoy’, pero en mi corazón quedó claro que había llegado el fin”, decía el periodista con emoción contenida.

De su paso por la radio ha recordado como “cada vez que he oído que se encendía la luz roja he sentido el calambre de un niño que soñaba con estar ahí. Yo creo que era como casi todos los niños, porque todos querían vivir en Disneylandia. Era de una familia muy humilde que vivía alrededor de la radio las fascinaciones de España. La radio como creadora de imágenes mentales, cada palabra nos llenaba el mundo de color. Cuando pasaba todos los días delante de Radio San Sebastián es como si fuera Disneylandia. Yo no he sentido nunca un mayor triunfo que cuando fui director de Radio San Sebastián”, recuerda con nostalgia.

Iñaki Gabilondo ha hablado con sinceridad incluso sobre lo que está viviendo el sector de la radio en los tiempos que corren: “La radio de 2021 es la adecuada a la sociedad en la que estamos viviendo. A mí me parece que estamos desconcertados, porque hemos perdido los oyentes. La radio está haciendo su trabajo y al mismo tiempo anda buscando con cierto nerviosismo a oyentes que no sabemos dónde están”, reconocía con dolor al sentir la radio como el mejor medio de comunicación en el que ha prestado sus servicios.

Foto: Gtres

“Las posibilidades de la radio se están multiplicando y variando, pero es muy peligroso creerse que la radio corresponde a un medio pasado. La radio es el único medio que opera en horas, minutos y días y que no reclama la atención de nadie. Si oyes la radio puedes hacer de todo. La radio te hace la segunda voz, si quieres la escuchas, si quieres la oyes. Unos nos están oyendo y otros nos están escuchando”, continúa ensalzando Iñaki Gabilondo el medio en el que se ha desarrollado profesionalmente con especial felicidad.

Para Iñaki Gabilondo: “La gente ha descubierto que el periodismo es imprescindible en defensa propia, antes a lo mejor no se había dado cuenta. Ya sabe que necesita pozos de agua potable informativa”, aunque no niega que el periodismo en la actualidad se ha visto perjudicado en cierta medida, porque “le está afectando la estructura que lo sostiene”. En los tiempos que corren, como comunicador, sabe que “tienes que buscar al espectador y en ese sentido es muy importante que los medios de comunicación relean su historia de independencia y vinculaciones y aproximaciones y distancias con los poderes que, en ocasiones, han sido inadecuadas. Como no seamos entendido como independientes vamos a tener problemas”. De ahí que rechace ser prisionero de intereses empresariales ajenos y que defienda la veracidad por encima de todo como un compromiso con la sociedad: “Hay que jugar limpio porque nos jugamos la vida”, sentencia.