«No me da la gana de que mi hermana pequeña de ocho añitos se críe en una familia desestructurada como en la que me he criado yo. Eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo», ha afirmado destrozada


Están siendo unos días complicados para Antonio David Flores que continúa en el punto de mira por sus supuestas infidelidades. Un asunto que está haciendo mella en los suyos. Su hija, Rocío Flores, ha entrado en directo en ‘Sálvame’ para sacar la cara por los suyos. Completamente destrozada y sin poder contener las lágrimas, la joven ha dicho tajante: «Basta ya». 

«Basta ya de hacer daño de forma gratuito e intentar romper una familia que lleva veinte años. Dos personas luchando mano a mano con situaciones más duras y más difíciles, agarraditos de la mano luchando por un mismo objetivo que son sus hijos», afirmaba muy afectada desde Málaga. Recordaba que su familia llevaba dos décadas sufriendo y superando adversidades: «Llevan veinte años juntos».

Ante la atenta mirada de su progenitor, que seguía las declaraciones de su hija desde el plató de Mediaset, la exconcursante de ‘Supervivientes’ ha sido rotunda en su defensa: «Si todo esto fuese cierto habría salido mucho antes. Que no me cuenten películas, que no me cuenten historias. Todo el mundo sabe cómo funciona esto».

La dura situación que está viviendo

Ha reconocido que lo están pasando muy mal y está sufriendo por la situación generado. «Que yo esté en mi casa y tenga que ver a Olga destrozada y tenga que ver a mi padre que viene con el alma partida. No estoy dispuesta a que mi familia se rompa. No se lo merecen. La que me duele es la que está allá arriba en mi casa porque es la que me ha criado, le pese a quien le pese y le duela a quien le duela». 

Recordaba que quiere con locura a su progenitor, pero también a Olga. «Gracias a ellos dos tengo los valores que tengo. No estoy dispuesta a que intenten hacer daño a mi familia de forma gratuita, no se lo merecen», reiteraba. Y se preguntaba: ¿Tener que estar escuchando que tienen un matrimonio de conveniencia? El amor, el respeto y el cariño que se tiene esta pareja no hay dinero en el mundo que lo compre. No todo es dinero, no todo vale por dinero. Basta ya de intentar romper una familia. No estoy dispuesta». 

Ha revelado que lleva dos semanas pasándolo muy mal en las que ha evitado tratar el asunto en casa, pero sabe que tanto Antonio David como Olga están sufriendo. «Ya está bien, de verdad, de intentar destruir una familia. Son dos semanas y pico. Tengo dos hermanos pequeños que van al colegio y se relacionan con gente, que tengan que estar aguantando las tonterías que están aguantando. Hay ciertos límites y no todo vale». 

Durante su alegato, Antonio David se ha roto escuchando a su hija y  ha evitado que las cámaras captaran este instante dando la espalda al objetivo. Rocío añadía que su familia había sufrido mucho por temas importantes y que los habían superado como una auténtica piña: «No se va a romper ahora porque vengan cuatro, cinco o diez».