El presentador ha enviado unas cariñosas palabras al hasta ahora capitán del Real Madrid: «Es un tío generoso, noble, leal, inteligente, divertido. Lo admiro muchísimo».


La marcha de Sergio Ramos del Real Madrid después de 16 temporadas en el equipo blanco ha provocado una lluvia de reacciones entre los admiradores del capitán. Y entre sus amigos. Pablo Motos no ha pasado por alto el adiós del futbolista a la que ha sido su casa durante más de la mitad de su vida, y le ha dedicado unas bonitas palabras durante la emisión de ‘El Hormiguero’.

«Me afecta personalmente, como la mayoría de la gente sabe es uno de mis mejores amigos», comenzaba diciendo. “Es una pena que la mayoría de la gente sólo conozca al Sergio del campo porque es mucho mejor todavía como amigo. Sergio es un tío generoso, noble, leal, inteligente, divertido. Yo lo admiro muchísimo. Son momentos complicados. Lo admiro porque de toda la gente que he conocido en mi vida, y he conocido a unos cuantos, jamás he conocido a nadie con una mente tan ganadora como la suya».

«En su cabeza no está el miedo»

A continuación, desvelaba una anécdota reciente vivida con el deportista. «Os voy a contar una historia que lo explica. El otro día estábamos tomando churros con chocolate, que lo hacemos cada 15 días. Y le digo: ‘Sergio, ¿qué piensas cuando tiras un penalti y depende todo de ti? Y me dice: ‘Yo entro como en una especie de túnel mental. Doy seis pasos hacia atrás, allano el césped, doy un paso al lado, soplo fuerte y voy. Y cuando voy, todavía no sé hacia dónde voy a tirar.», ha relatado.

«Le digo: ¿Y en ese momento no tienes miedo? Me dice: ‘No, yo en ese momento estoy pensando por dónde voy a salir a celebrar el gol, si por la izquierda o por la derecha. Fijaos lo que es. Esto explica lo que es la mente de un ganador. En su cabeza ni siquiera existe la posibilidad de enfrentarse a fallar. Cuando vas a hacer algo siempre aparece el miedo. Y en su cabeza no está», añadía el presentador.

Real Madrid

Juan del Val apuntaba: “Eso es un ganador: no tener miedo al fallo porque no concibes que vas a fallar. Esto es de mentes de súper campeones. Como futbolero, para valorarle hay que tener perspectiva. Cuando pasen años se verá que es, quizá, el mejor central de la historia del fútbol”. Nuria Roca, por su parte, se lamentaba de que su marcha se haya producido de una manera tan deslucida. “Es una lástima que los jugadores que son símbolos y que son seña de identidad de los equipos se vayan de esta manera. No solo en el caso de Sergio Ramos Lo hemos visto con Raúl, con Casillas. Y si pasa siempre algo raro está sucediendo y esto sucede de una forma que no debería suceder”, destacaba.

”La comparecencia ha sido muy elegante, pero a buen entendedor pocas palabras bastan. Las empresas no tienen sentimientos, ni siquiera ésta que se nutre de los sentimientos de millones de personas”, sugería Cristina Pardo. “En el momento en que el fútbol se convierte sólo en una empresa, el fútbol deja de ser lo que es. Cuando Sergio sale y se pone a llorar está mostrando un sentimiento”, matizaba Juan del Val. “Es un negocio, pero esto se tiene que nutrir de sentimientos. Las empresas son también personas».

La última en aportar un personalísimo apunte sobre la marcha de Ramos era Tamara Falcó. «Aquí, por ejemplo, me habéis dado siempre todas las facilidades cuando no he podido venir o he llegado tarde. Y aquí hay una empresa detrás. Las empresas deben tener cuidado de la gente que trabaja”, decía.

Real Madrid

Las declaraciones de Pablo Motos llegan horas después de que el futbolista se despidiera de la directiva y de la afición a través de una rueda de prensa telemática. «Llegué de la mano de mis padres y mis hermanos siendo un niño y, gracias a Dios tengo una gran familia. Gracias a ellos que siempre han estado conmigo. Quiero agradecerles a ellos, que siempre han estado conmigo», decía, emocionado, sin poder contener las lágrimas.

«Se cierra una etapa única en mi vida. Nada será como lo que he vivido aquí. Quiero seguir mostrando mi mejor nivel y añadir a mi palmarés algún título más. Muchas gracias a todos. Esto es un hasta luego porque, tarde o temprano, volveré», comentaba el de Camas en su adiós. Al acto no faltó su mujer, Pilar Rubio, y sus cuatro hijos, Sergio, Marco, Alejandro y Máximo.