«Cada día que pasa está con más dolor. No se arrepiente de lo que hizo, pero tiene una lucha», ha afirmado la colaboradora sobre su marido.


En el seno de la familia Pantoja, 2020 pasará a la historia por ser una año de profundos enfrentamientos. Kiko Rivera protagonizó una dura guerra contra su madre, Isabel Pantoja, que hizo pública ante los focos de la televisión. Un conflicto que dio sus primeros coletazos a finales de año y que con la bienvenida de este 2021, Irene Rosales se muestra totalmente desesperanzada y sin atisbos de que el asunto consiga solucionarse. 

Instagram

La colaboradora, durante su participación este sábado en ‘Viva la vida’, ha confirmado que su marido está viviendo una etapa complicado y que no está bien. «Cada día que pasa está con más dolor. No se arrepiente de lo que hizo, pero tiene una lucha», ha revelado. Atraviesa un tiempo de profunda tristeza y no ve posible, por el momento, una reconciliación con la artista. «No creo que haya ninguna conversación ni nada», ha afirmado.

Estas señaladas fechas que se viven en familia, madre e hijo han continuado separados y sin mantener ningún tipo de contacto. Además, la brecha entre ambos se agranda día a día: «Cada vez va a peor». La artista ha celebrado las fiestas en Cantora, su mejor refugio, acompaña de su madre, doña Ana, que está delicada de salud, y su hermano, Agustín Pantoja.

Instagram

Por su parte, Irene Rosales ha cerrado también un año complicado en el que ha dicho adiós a sus progenitores. «La muerte de mis padres me rompió, pero me ha dolido aún más los días y noches que mis hijas me han visto llorar por ello», se han sincerado. Ha reiterado que de todo se sale y, por supuesto, se aprende. La sevillana recordaba que había disfrutado del Fin de Año junto a su cuñada, Isa Pantoja, y su prometido, Asraf Beno. La pareja exprimió la noche en familia junto a algunos de los hermanos de Irene con quienes encajaron a la perfección.

«He tenido unas Navidades maravillosas»

Este año Irene ha vivido una Nochevieja especial, muy distinta a la que vivió el año anterior, la que ha calificado como la peor de su vida, cuando su madre ya estaba muy enferma y dándose las primeras sesiones de quimioterapia. «Me queda no haberme despedido de ella, estaba malita».

Instagram

Por contra, este 2021 lo ha cogido con muchas ganas. «Tengo que decir que he tenido unas Navidades maravillosas, ojalá muchísimas personas puedan haberlas pasado como yo las he pasado». Cuenta con la energía suficiente para afrontar este 2021 en el que tiene los siguientes deseos: «Lo único que le pido al año nuevo es seguir acompañada de mi familia y amigos, la gente que me da cariño y amor. Es lo único que le pido a la vida». Concluía con este mensaje: «Estoy super feliz y contenta de coger este año nuevo».