La cuarentena para Lydia Lozano está siendo más difícil de lo que podía llegar a pensar. Si bien es cierto que ‘Sálvame’ le ha facilitado el teletrabajo, pues la colaboradora conecta con el espacio vespertino desde su casa, no todo está siendo para ella ‘coser y cantar’. De hecho, este miércoles vivió de nuevo una encerrona por la que rompió a llorar. ¿El motivo? La confesión que había hecho uno de los invitados de la tarde, José María Franco. Y es que el que fuera chófer de Rocío Jurado se ha convertido en su enemigo número uno después de que ella se pusiera en el ojo del huracán tras desvelar una exclusiva que, según se conoció, no se ajustaba en absoluto a la realidad. Al menos eso dijeron los grandes protagonistas. Rocío Flores desmintió haber mantenido una conversación con su madre, Rocío Carrasco, tanto es así que se dijo que la charla había sido falsificada, una información que, sin querer, puso a Lydia en entredicho y por la que ella se negó ya a compartir plató con Franco, pues él había sido su fuente. Pero volvamos a lo que sucedió este miércoles en plató.

Lydia Lozano

La ‘trampa’ comenzó con el anuncio de Jorge Javier Vázquez. «Tenemos una sorpresa para ti. Y ya sabes cómo son las sorpresas aquí…», dijo el presentador. Unas palabras que tan solo eran el preámbulo de la tarde que le esperaba a la comunicadora. José María sacó toda la artillería pesada para cargar contra ella y reveló que poseía unos audios que una vez más la ponían contra las cuerdas, pues el programa tenía toda la intención de emitirlos. En estos, supuestamente, Lydia Lozano criticaba a sus compañeros, todo un bombazo que dejó perpleja a la periodista: «no entiendo nada». Tal era su desconcierto, que se desmoronó frente a las cámaras. Sin embargo, ella no fue la única que acaparó la atención en este instante. Su marido Charly se convirtió en el centro de todas las miradas al ser también testigo del mal momento que estaba viviendo su esposa.

«¿Es Charly? ¿Te está pidiendo que cuelgues?», le repitió Jorge Javier. Aunque ella no quería entrar en detalles, finalmente se confesó: «es que Charly está flipando, me está viendo gritar, está escuchando gritos…». Pero la sombra de su esposo tan solo fue un detalle de todo lo que sucedió. Tras varios intentos por parte de Lydia por justificarse e intentar defenderse, José María cargó otra vez contra ella. «No defiendas a tus compañeros porque tela marinera, no me hagas enseñar el móvil y lo que tengo acumulado de estos años. María Patiño, si yo te dijera lo que dice de ti», dijo.

Lydia no daba crédito ante lo que estaba sucediendo, menos aún cuando Jorge Javier le pidió su teléfono para hacer las comprobaciones pertinentes. La colaboradora no estaba dispuesta en absoluto a ceder hasta tal punto que cortó la comunicación vía Skype que mantenía con el programa desde el salón de su casa.

Poco después también reveló que Lydia también había criticado a Kiko Hernández, declaraciones que podrían enfrentar a ambos públicamente después de varias idas y venidas como grandes amigos. Según José María Franco, la colaboradora tiene celos y envidia del ex gran hermano: «no lo soporta. No lo quiere».

Cruce de insultos

También hubo cruce de insultos por parte de ambos, producto de los nervios que vivieron durante las continúas conexiones que realizaron en ‘Sálvame’. Mientras Lydia le tildó de «sinvergüenza», José María Franco la llamó «falsa» en varias ocasiones. No obstante, no tuvo reparo en reconocer que a quien sí le guarda buen aprecio es al catalán. Y es que, según él, «Lydia quiere mucho a Jorge Javier, aunque cuando se meten con ella, luego se desahoga».

«Sigo pensando que por qué me ha hecho este mal, no lo entiendo y más estando confinada en casa, que no puedo hablar con él cara a cara…», dijo Lydia atónita ante las vicisitudes que esa tarde tuvieron lugar. «Durante muchos años te he dado información muy buena y me estás tirando por tierra», respondía José María. Aunque Lydia afirmaba haberse portado con él «de lujo», la batalla entre ambos parece que no ha hecho más que empezar.

Lydia Lozano, en cuarentena por el coronavirus

Como medida preventiva Lydia Lozano se encuentra en su casa. Había comenzado a tener algunos de los síntomas del coronavirus y los expertos le recomendaron que se quedara en su casa. Una situación tras la que ha querido mandar un mensaje positivo. «Hay que dar un mensaje. Sabéis que soy hiperactiva. Mi madre decía: si hay un incendio te va a pillar fuera de casa. Hacía años que no me conectaba tanto con mis amigos. Es maravilloso tener tanto tiempo. Y como tengo insomnio también lo estoy curando. Al no tener una hora en la que levantarme pues no me preocupo y estoy durmiendo muchísimo mejor, con lo cual hay que ver la parte positiva», dijo hace unos días.