«Mi hija tiene un nombre premonitorio, Alba ha sido el amanecer de toda su familia», ha relatado la presentadora.


Carlota Corredera se ha convertido en la segunda invitada del primer programa de 2021 de ‘Volverte a ver’. La presentadora de ‘Sálvame’ se ha abierto en canal junto a Carlos Sobera y ha abierto su corazón a la audiencia al hablar de los dos golpes más fuertes que ha recibido en su vida, la muerte de su padre y de su hermano. Además de hacer un recorrido por su amplia trayectoria profesional, la gallega también ha hablado sin tapujos de su mejor faceta, la de ser madre.

© Telecinco

Carlota Corredera se ha descrito como una persona que ha tenido una infancia de lo más feliz junto a su familia en el barrio de las Traviesas de Vigo. La presentadora recuerda haber crecido rodeada de mucho cariño y deja claro que, a pesar de no querer compartir un pequeño espacio de su parcela personal, es la misma persona tanto fuera como dentro de la televisión.

La gallega no ha podido evitar emocionarse al ver imágenes de su padre y de su hermano. Sobre su progenitor, Corredera ha explicado entre lágrimas que fue una persona excepcional y que la persona en la que se ha convertido es gracias a todo lo que pudo aprender de él. «Compartí solo 20 años con él y de alguna manera, aunque él no lo sabía, me dejó un manual de instrucciones. Lo echo mucho de menos, creo que hubiera sido un abuelo excepcional. Empezó muy chico trabajando, soy hija del sector naval. Fue una persona muy honesta y comprometida, para mí es ejemplo absoluto y referente», comienza a relatar visiblemente emocionada. Tras esto, la gallega ha insistido que su madre fue la culpable de que su familia saliera adelante, a pesar del inmenso dolor de haber sufrido la pérdida de su marido y al poco tiempo de su hijo pequeño con tan solo 18 años.

«Durante mucho tiempo no nombraba a mi hermano. Cuando llegué a Madrid me reinventé. En Galicia había un estigma porque en un año habíamos tenido dos golpes… hoy puedo hablar de la muerte de mi hermano pero en su día fue un palo. Mi padre consiguió prepararnos par del desenlace, pero ¿quién se podía esperar que un chiquillo se fuera tan pronto? No hay que entrar en detalles para hablar de la bajada a los infiernos que hubo en mi casa. Me gusta que la gente escuche que tiene que tener esperanza, se puede volver a ser feliz«, afirmó entre lágrimas.

Por otro lado, Carlota Corredera también ha querido tener unas palabras para su madre, quien con 44 se quedó viuda y consiguió que sus hijos salieran adelante. «Ni en sus peores pesadillas pudo imaginar los dos escenarios que le dio la vida. Recuerdo a mi madre destrozada, se puso en pie, levantó la persiana y dijo que teníamos que seguir viviendo. A mi cuando la gente me pone algo en valor siempre halaga a mis padres que fueron los que fueron sembrando», cuenta.

La mejor faceta de Carlota Corredera: ser madre

© Telecinco

Antes de darle una sorpresa a uno de sus amigos fieles, Carlota Corredera ha hecho un breve repaso por su extensa trayectoria profesional. Sobre esto, la presentadora ha dejado claro que ante todo es periodista y que si el día de mañana tiene que volver a una redacción y dejar de presentar seguiría siendo feliz. «Lo importante para mí es que los míos sean felices, el éxito no es que funcionen los programas es que los tuyos estén bien», narra.

Un poco hermética a la hora de hablar de su marido y su hija, Carlota Corredera ha insistido en que está completamente enamorado de su marido y le da las gracias por haber estado a su lado en todo este tiempo. «Me demostró que desde el principio no hay estrategias. Todo fue dos personas que se encontraron en el momento en el que tenían que encontrarse. Es una gran persona, un gran padre. Él es cámara y de alguna manera se cambiaron los papeles», asevera. A la hora de hablar de su pequeña Alba, Carlota Corredera no ha podido evitar derramar alguna lágrima al explicar que su sueño más íntimo, ser madre, se pudo hacer realidad. «Hay dos puntos de inflexión en mi vida, la muerte de mi padre y mi hermano y el nacimiento de mi hija. Mi mejor faceta es la de madre, soy muy poco miedosa, no soy sobreprotectora, es una niña muy despierta, risueña, alegre. Tiene un nombre premonitorio, ha sido el amanecer de toda su familia«, explica.