La colaboradora ha relatado en 'Sálvame' cómo está viviendo su confinamiento en casa a causa de la crisis del coronavirus: "Hay que tener mucho optimismo".


Lydia Lozano lleva varios días recluida en su casa haciendo cuarentena. La colaboradora está aislada en su casa después de que los médicos le advirtieran que debía de seguir el protocolo que le estaban indicando, ya que había empezado «a toser y a toser». Una situación que, lejos de tenerla angustiada, está disfrutando. Ella misma ha revelado en ‘Sálvame’ que le está sacando partido a su confinamiento en su domicilio como medida preventiva contra el coronavirus.

Hace apenas tres días, Lydia no pudo ir a los platós de Telecinco a trabajar. ¿El motivo? Presentaba síntomas similares al COVID-19. «A mí no me tocaba trabajar ni el miércoles ni el jueves y el miércoles por una situación con mi madre me tuve que ir a su casa y yo empecé a toser y toser», relataba a través de videoconferencia el pasado 13 de marzo.

«Llamé al centro de salud y entonces me pasaron con una enfermera que cogió mi caso y te empiezan a preguntar qué tipos de problemas tienes. Yo dije que tenía muchísima tos, muchísima mucosidad y me preguntaron si tenía fiebre. Ya habían cambiado el protocolo, la fiebre no era lo más importante, era la tos», relataba.

«Cuando esto pase voy a hacer un fiestón al aire libre»

Tras varios días descansando en casa, ya se siente con más fuerzas. «Estoy muchísimo mejor. Tengo la suerte de conocer mucho a Jesús (Jesús Sánchez Martos, doctor invitado a la mesa de debate del programa) que me ha llamado diariamente. Me dijo que si no tienes fiebre puedes tomar paracetamol. Me he tomado mis antihistamínicos y ya estoy mucho mejor», explicaba desde su residencia en Madrid.

Animada, la periodista ha querido compartir su experiencia con la audiencia del espacio de Telecinco. «Hay que dar un mensaje. Sabéis que soy hiperactiva. Mi madre decía: si hay un incendio te va a pillar fuera de casa. Había años que no me conectaba tanto con mis amigos. Es maravilloso tener tanto tiempo. Y como tengo insomnio también lo estoy curando. Al no tener una hora en la que levantarme pues no me preocupo y estoy durmiendo muchísimo mejor, con lo cual hay que ver la parte positiva», relataba.

Jorge Javier Vázquez, al escuchar el testimonio de su compañera, ha comentado que no hay por qué estar dentro de casa sin parar de hacer cosas. «En casa no se tiene que estar continuamente haciendo cosas. También que aburrirse. Es maravilloso aburrirse. No tener que hacer nada. Confinarse. Nada. No hay que ser productivo siempre… No hay que estar leyendo, viendo una serie, pintando. No: aburrirse. De verdad, es que nos entra esa paranoia de que incluso estando en casa hay que estar haciendo algo: no. Este encierro nos los estamos tomando… vamos a tener miedo de que cuando acabe digamos que nos hemos aburrido».

Lydia continuaba con sus palabras de euforia. Fiel su carácter entusiasta, está encantada de encontrarse entre las cuatro paredes de su casa y ha querido compartir su momento de felicidad con la audiencia. «Cuando esto pase voy a hacer un fiestón porque no celebré mi cumpleaños. No quiero ir con máscaras ni con guantes. Ya estoy pensando en esto. Algo al aire libre con buena hidratación», detallaba.

«Yo te voy a reprochar algo, Lydia. Yo creo que llegado el momento, los que podemos lo que tenemos que hacer es no tirarnos a las calles y volver a llenar restaurantes, bares, discotecas, teatros y cines y todo lo que sea. Y salir, y salir, y salir. Pero no a la calle a pasear. Los que tengamos posibilidades debemos meternos en los centros e intentar paliar lo que ha pasado», le respondía Jorge Javier.

«Hay que tener mucho optimismo. Hay que respirar y relajarse», añadía. ¡Lo suyo sí que es tener más moral que el alcoyano!