En su regreso a ‘Sálvame’, la colaboradora se ha encontrado con una desagradable sorpresa: el programa ha anunciado que tiene un secreto que podría afectar a su relación con Omar.


Después de un largo periodo de confinamiento de tres meses, Anabel Pantoja ha regresado a ‘Sálvame’. Pero su vuelta al programa de Telecinco no ha sido tan grata como esperaba. En su retorno al espacio, la sobrina de Isabel Pantoja se ha topado con un regalo envenenado por parte de la dirección.

Y es que ‘Sálvame’ anunciaba que su «cajón de los secretos» contaban con «16 minutos de imágenes» que podrían comprometer muy seriamente la inminente boda de la colaboradora con su novio Omar Sánchez. «La redacción de ‘Sálvame’ tiene en su poder unas imágenes brutales que afectan a una colaboradora: Anabel Pantoja. Unas imágenes que la propia colaboradora ha intentado evitar por todos los medios que se hicieran públicas, ya que la relación con su novio Omar podría verse muy, pero que muy afectada. La ‘boda aplazada’ podría pasar a ser la boda cancelada», señalaban al arranque del programa.

La reacción de Anabel a la sorpresa que le tenían preparada ha sido un estado de nervios que la han llevado a derramar lágrimas en pleno directo. «Es heavy”, le recordaba Kiko Hernández. Al parecer, el video cuenta con declaraciones de la andaluza metiéndose (e insultando a su prometido. Ante la incertidumbre, la joven aclaraba: «Estáis hablando de temas delicados. Habré podido tener una discusión con mi pareja, pero quién no no la tiene. En un momento de discusión he podido mandarle a la mierda. Yo soy de una manera de ser y él de otra, pero eso no quiere decir que estemos discutiendo todo el día».

El disgusto de Anabel en su regreso a ‘Sálvame’

Disgustada y nerviosa, Anabel ha reconocido que tiene un carácter explosivo. «Para aguantarme a mí hay que aguantar carros y carretas. Tengo muchas subidas y bajadas. Pero ya no lloro todos los días, voy mejorando en ese sentido». Y añadía que no desea bajo ningún concepto que lo que pudiese emitir ‘Sálvame’ repercutiese en su relación. «He estado 60 días conviviendo con él por primera vez, hemos tenido altibajos, era una montaña rusa. No sé si me ha pillado alguien por la calle hablando pero me tenía que desahogar».

Más adelante, sus compañeros le advertían que las imágenes podrían ser de Omar con otra mujer. «Yo no le he pedido al programa que pare las imágenes de mi chico con otra mujer. No sé lo que es», respondía ella, contundente. «Tengo 33 años y puedo decir que soy feliz completamente. Tengo trabajo, tengo un hombre que me quiero y ver esto…».

«Omar me apoya en todo lo que hago»

Anabel ha dejado claro que su pareja respeta su profesión y que siempre se mantiene al margen del foco mediático. «Él no se mete en nada. Es más: me apoya en todo lo que hago. Él dice: no soy nada de allí, no tengo nada que ver. Después de 60 dias le estén mandando mensajes y que lo esté pasando mal por mí. Yo hay momentos de los que no me acuerdo… Si discuto por la noche medio dormida no me acuerdo», añadía.

«No quiero que por esto se cancele mi boda»

La sevillana se considera a sí misma una novia algo difícil. «Es verdad que yo soy muy pesada», reconocía. También ha admitido que a veces es “malhablada” y que, quizás, después de una discusión con su chico podría haberse desahogado con alguien y decir cosas que en realidad no piensa. «¿A ti tu novio te parece un mierda?», le preguntaba su compañero Kiko. «A lo mejor un día he podido salir de aquí dolida o también fastidiada y he dicho de todo. Si Kiko me está diciendo eso, obviamente, pues lo mismo me habrá salido. No lo sé. Es verdad que esa palabra la tengo muy así y en un momento cualquiera pues la suelto. Y ya está. Pero para mí no es un mierda: para mí es Dios. Él está aquí y yo estoy aquí abajo. Lo tengo muy valorado. No pienso eso. Tengo muy mala memoria y a lo mejor en un momento de cabreo he soltado eso».

«No me gustaría que por una chorrada se rompiera… No quiero que por esta mierda se cancele mi boda o se cancele mi felicidad por un cajón de mierda y una conversación de mierda», explicaba.

La vergüenza de Anabel al ver las imágenes

Al final de la emisión, ‘Sálvame’ emitía solo parte de las anunciadas imágenes de Anabel. El video mostraba a la joven durante un conexión en directo de Instagram a altas horas de la madrugada agotada tras una noche de fiesta. Su chico le pedía que dejara la conexión y que se fuera a la cama: «Cariño, por favor, acuéstate ya», le rogaba. «¿Te quieres callar ya la boca.? Que no tienes que mandarme tú a acostarme. Para eso te vas a otra cama. ¡Estoy en mi cuarto, en mi sitio!», respondía la colaboradora.

«Me avergüenza, no quiero ni mirarlo. Primero por mis padres. Segundo porque «el negro’ estaba a mi lado aguantando. Él lo sabe y por eso se cabrea. Llevaba 50 días sin ver a mis amigos y no tenía ganas de acostarme», concluía.