La tonadillera le dio las claves de su famoso y conocido plato a su sobrina y a Alonso Caparrós para ‘La última cena’.


Anabel Pantoja y Alonso Caparrós han sido los grandes protagonistas de ‘La última cena’. Los dos colaboradores de ‘Sálvame’ se han convertido en cocineros por un día y le han servido a sus compañeros un exquisito menú, en el que, como no podía ser de otra forma, se incluía uno de los platos más conocidos de nuestro país: el pollo a la Pantoja.

Isabel Pantoja

La sobrina de Isabel Pantoja reconocía en la versión culinaria de ‘Sálvame’ que estaba muy apurada por cocinar el famoso plato de la tonadillera, quien servía con mucho éxito en el restaurante que regentó durante un tiempo en Fuengirola. La joven aseguraba que esperaba estar a la altura para no decepcionar a su tía y hacía hincapié en que era la primera vez que cocinaba este delicioso manjar.

Para hacerlo a la perfección, Anabel y Alonso Caparrós han contado con la ayuda de la mismísima Isabel Pantoja, quien le ha explicado con todo lujo de detalles todos los pasos que deben seguir para reproducir su famosísima receta con sabor a guiso casero y que a continuación te explicamos. ¿La clave? Hacer un buen sofrito y el toque indispensable del romero.

La receta del famoso ‘pollo a la Pantoja’

«Lo primero es marcar el pollo con sal y pimienta. Cuando esté marcado, le echas el vino o la cerveza. Cuando se evapore se vuelca en el sofrito. Lo cubrís de agua o caldo de pollo para que eso se vaya poniendo tierno. La hoja de laurel no olvidaros… y una ramita de romero. ¡No le vayáis a poner hierbabuena!», explicaba Isabel Pantoja a su sobrina cuando esta se encontraba en el mercado.

Asimismo, su famosa receta puede tener alguna que otra variación y también se puede utilizar cerveza para sustituir por cerveza. Aunque la tonadillera aconseja: «Si hay un vino bueno, el vino bueno mejor«.

Después de ponerse manos a la obra, y sacar el menú adelante, los jueces del espacio de La Fábrica de la Tele, Sergi Arola y Begoña Rodríguez, no veían con buenos ojos el plato de la sobrina de la tonadillera. En concreto, le recriminaban que no había lavado bien el pollo y le echaban en cara que había tenido cinco semanas para aprender cómo hacerlo. Ante esto, Anabel Pantoja reconocía que no estaba orgullosa del plato que había hecho y que ya hablaría con su tía. «Esto es pollo y la salsa la sabe hacer hasta mi sobrino de 15 años y no tiene nada que ver con el pollo que me comí en Cantora, ese estaba rico», criticaba Kiko Hernández. Por su parte, Kiko Matamoros aseguraba que por las horas que eran se podía comer cuatro platos: «Está muy bueno». 

Las tradiciones de Cantora

A raíz de la preparación del plato, Anabel Pantoja ha aprovechado la ocasión para contar alguna que otra anécdota y tradiciones que siguen en Cantora. En concreto, la colaboradora ha explicado que en su familia hay muchas supersticiones y que por ese motivo en Nochebuena comen lentejas. Además, sobre el restaurante que tenía su tía en Fuengirola, «La Cantora», ha incidido en que ella solo iba allí a comer cuando era chica: «Se comía el pollo, pescaíto frito, boquerones con limón, al vapor, sardinas, espetos…».