«Gloria era la princesa de su casa y a ninguna niña le podía sentar bien», ha dicho sobre los inicios de su relación con José Ortega Cano.


Ana María Aldón afronta la recta final de ‘Supervivientes’. Un reality que suponía un auténtico reto para ella ya que era su primera gran aventura televisiva. Después de dos meses en Honduras, la mujer de José Ortega Cano ha mostrado su lado más desconocido y se ha convertido en una intrépida concursante. También se ha abierto en cuestiones personales, esta vez se ha sincerado sobre Gloria Camila Ortega y cómo aceptó su entrada en la familia. 

En una sincera conversación con Elena Rodríguez, ha recordado que cuando conoció al torero, él tenía unos hijos adolescentes que atravesaban una edad «muy difícil». Debido a su carácter, ella sabía bien cómo quería entrar en la familia, sin intentar reemplazar a nadie. «Llegas tú de la calle a suplantar a quién», ha indicado.

Su incursión en la familia fue poco a poco mostrándose tal y como es: «Yo soy yo y todo fue muy natural. Sin intentar suplantar ni intentar ganar el cariño de nadie». De aquella época, ha recordado que la joven era la niña de los ojos de su padre. «Gloria era la princesa de su casa y a ninguna niña le podía sentar bien. Su padre era para ella. Había que ganarse el espacio».

Asimismo, su precoz embarazo, a los tres meses de iniciar su relación con el torero, no ayudó en un principio. Sin embargo, el tiempo puso todo en su lugar: «Hay que ganarse el sitio y el espacio», ha dicho rotunda Ana María.

Su mejor apoyo

Actualmente, Ana María y Gloria Camila han forjado una buena relación. «Ella me quiere mucho y me respeta. Tanto que está en plató defendiéndome». Y es que Gloria Camila fue la primera que la animó a participar en ‘Supervivientes’ cuando supo que le habían ofrecido ser concursante, le dijo que no se lo pensara y aprovechase la oportunidad. «Es muy  importante para mí su apoyo», ha dicho.

Desde el plató de ‘Supervivientes’, Gloria Camila está siendo la mejor defensora de la mujer de su padre. La joven ha alabado en más de una ocasión su concurso, señalando que está siendo una excelente participante. También el diestro,quien reconocía que había superado la barrera de sus miedos y se ha comportado como una auténtica «jabata». 

El concurso afronta la recta final y después de dos meses en circunstancias extremas, sus participantes se encuentran con los ánimos muy tocados y todos ellos piensan en la final. Ana María ha señalado que le encantaría llegar junto a Rocío Flores. Algo que sería muy bonito para toda la familia y que sabe le gustaría, especialmente, a su marido.