Desde que se estrenó ‘Ya son las ocho’, la falta de sintonía entre Rosa Benito y Alexia Rivas es evidente. Cada vez que coinciden en el plató del programa de Telecinco, la audiencia ha sido testigo del cero ‘feeling’ entre la ex de Amador Mohedano y la ex de Alfonso Merlos. En más de una ocasión ambas han protagonizado roces, se han cruzado pullitas o, en el caso de la de Torrejón, ha intentado ignorar a su compañera cuando esta le dirige la palabra. Pues bien, después de semanas de incómodos encuentros entre ellas, ha sucedido lo peor: cansada del trato que recibe de la madrileña, la periodista ha estallado contra ella. Y de qué manera.

La tarde en el programa de Sonsoles Ónega transcurría como es habitual: abordando a última actualidad en lo relativo a la actualidad de Rocío Carrasco y sus recientes apariciones en televisión. La colaboradora ha recordado cómo fueron los días de Rocío Jurado en Houston, adonde viajó tras ser diagnosticada de cáncer de páncreas: «Han pasado 17 años ya y es remover de nuevo todo esto». Y añadía: «Con lo que está pasando es revivir una historia que estaba como dormida. A hora va a salir lo que uno hizo, lo que otro hizo en el ascensor… Estábamos lo que teníamos que estar, hacíamos turnos. Ya dije que Rocío Carrasco no se quedó ninguna noche. Lo mantengo». Y proseguía: «Houston fue muy agotador. Cogimos dos apartamentos. En uno vivíamos Ortega Cano, Lourdes y yo. En el otro estaban Rocío Carrasco, Fidel, mi cuñada Gloria y José Antonio». Más tarde se sumaría a ellos «Paco, el hermano del torero, «que es una persona maravillosa».

Alexia, a Rosa Benito: «Me estás hablando con condescendencia»

Durante su relato, Alexia Rivas participaba de la charla. «He querido documentarme porque yo era muy pequeña cuando esto», decía. Rosa no parecía muy interesada en entrar en detalles con su compañera. El programa seguía su curso, Rosa seguía contando vivencias… Desde cómo se produjo el último gran concierto de la cantante al álbum que produjo Fidel Albiac sin que Rocío Jurado lo supervisara. Cuando Rosa abordó el tema de la herencia de su cuñada, la gallega apuntaba que la artista fue «muy generosa». Y le preguntaba por qué se sigue criticando el reparto de los bienes.

La respuesta de la ex hizo estallar a su colega: «Te lo estaba diciendo ahora mismo, pero por si no te has enterado…». La periodista explotó, tras varios desplantes de este estilo a lo largo de la tarde: «Oye, Rosa. Tampoco me hables con esa condescendencia. Porque parece que me estás hablando con condescendencia. Tendré 29 años, pero no soy gilipollas y estoy aquí en igualdad de condiciones que todo el mundo». Minutos más tarde, pediría disculpas: «Lo siento por el taco, pero es que me siento mal, sinceramente». Sonsoles Ónega intervenía para aplacar los ánimos: «Cuidado entre vosotras, que es una tontería esto». Rosa continuaba con su discurso como si nada…

Alexia Rivas Rosa Benito (1)
Telecinco

Al margen de su enfrentamiento con Alexia, Rosa Benito se ha despachado a gusto hablando de algunos grandes episodios de la vida de la tonadillera. Por ejemplo, como fue su último gran recital. En él, Amador Mohedano, representante de su hermana, fue desplazado y fue reemplazado por Fidel Albiac quien organizó el concierto. «Me hicieron un feo muy grande», confesaría el gaditano. «Fisuras ha habido, luego ha habido altibajos y hemos estado ahí. ¿Que a Amador le hizo daño? Por supuesto», ha lamentado. «José Ortega Cano fue a buscarlo a Torrejón y Rocío llorando le dijo: ‘Como tu no estés en el concierto yo no lo voy a hacer».

La colaboradora también ha contado cuál fue la reacción de Rocío Jurado cuando vio el disco que produjo su yerno. «Ella grabó lo que le decían. Llega un día, cuando todavía no se ha terminado todo y le ponen el disco allí. Mi cuñada se queda y dice: ‘¿Pero esto ya está hecho?’ La verdad es que no le gustó. Si tú oyes el disco hay mucha gente que sobrepasa a Rocío en el estudio y otra a la que ni siquiera se les escucha». Fueron los últimos días en en activo de la cantante, que entonces ya estaba enferma y moriría seis meses después. Por último, de la herencia de su cuñada ha confirmado que no recibió nada, pero sí lo hicieron sus hijos: «Me parece justo no haber heredado nada porque heredaron mis hijos».