La final de ‘GH Vip 7’ se resolvió hace unas horas sin grandes sorpresas para la audiencia ya que, como llevaba semanas siendo previsible, Adara Molinero se convirtió en la flamante ganadora del maletín, que levantó tan orgullosa como sorprendida. En sus últimos momentos dentro de la casa de Guadalix de la Sierra la madrileña vivió un romántico reencuentro con Gianmarco, el italiano que ha marcado el ritmo de su concurso y que ha puesto patas arriba su vida personal en apenas unas semanas.

Adara Molinero, ganadora de ‘GH Vip 7’

Un reencuentro muy esperado

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¡Brutal el reencuentro entre @gianmarco.onestini y @adara_molinero! ♥️ #VivaGranHermano

Una publicación compartida de Gran Hermano (@ghoficial) el

Él no dudó en pedir a Adara que comenzaran una historia juntos al salir y ella aceptó, pero la gala no fue como la recién oficializada pareja esperaba y la noche se saldó con Adara convertida en un mar de dudas tras comprobar que la actitud de sus padres ante el italiano no era la esperada. Ella ganó el premio y lo celebró, pero lejos de sellar su amor con Gianmarco en sus primeras horas sin cámaras, la pareja pasó su primera noche separada ya que la gran hermana se fue a dormir con su madre al piso que esta tiene en Madrid.

Ambos abandonaron las instalaciones de Mediaset por separado. El concursante de ‘Grande Fratello’ salió junto a Antonio David y otros de sus compañeros, mientras que Molinero lo hizo junto a su madre, que ha demostrado ser su gran escudera. Si la noche la han pasado hablando de todos los frentes que se le han ido abriendo a la joven durante su encierro voluntario es algo que aún se desconoce, pero todo apunta a que Helena quería ser ella quien contase a su hija cómo es la situación que se ha creado con Hugo Sierra tras hacer público su amor por Gianmarco.