Virginia Troconis está dando una lección de estilo estos días en Sevilla. Entre los looks que la mujer de Manuel Díaz El cordobés ha estrenado estos días hay un mono que no puede ser más tendencia y que encima se adapta a todo tipo de situaciones.


Tiene los looks de perfecta invitada. Virginia Troconis ya lo demostró hace unos días con un vestido de pailletes ideal para cualquier celebración nocturna y ahora ha vuelto a hacerlo con un mono que vamos a querer copiarle, no solo porque es tendencia absoluta, también por que sienta de fábula y encaja en otros estilismos.

De fiesta antes de la gran boda

Troconis acudió como invitada a los fastos que han rodeado la boda de Francisco de Borbón von Hardenberg y Sophie Karoly, que celebraron una boda religiosa por todo lo alto en la catedral de Sevilla y unas cuantas fiestas para celebrarlo. Entre ellas un par a las que acudieron Virginia y su marido, el torero Manuel Díaz ‘El Cordobés’.

Para la fiesta de preboda, celebrada en la sevillana Casa de Pilatos, Virginia Troconis encontró el outfit ideal. Y es que celebrándose donde se celebraba, no podía faltar un toque flamenco que hasta la novia le dio al diseño que lució esa noche. En el caso de Troconis ese detalle lo aportaba el estampado elegido para su look, los lunares.

Un mono de lo más tendencia

Este estampado nunca pasa de moda, pero esta temporada está muy presente. Eso sí, en claves más que bien interpretadas por Troconis. Este otoño invierno se apuesta por ellos sobre un fondo azul marino o negro, en las prendas más dispares, pero siempre de manera discreta, más como pequeños puntos que en grandes círculos.

Virginia eligió un mono diseñado por el sevillano José Hidalgo, que supo crear un traje con movimiento, con unas líneas perfectas para encajar en la silueta de Troconis cumpliendo con ese toque flamenco pero apostando por la sencillez y la elegancia, que son la clave de este look.

Una prenda que puede adaptarse a cualquier ocasión

La creación del diseñador es además un acierto a la hora de incluirlo en el fondo de armario. Porque este diseño que lleva Troconis es de lo más versátil. Ella lo complementa con un chal rojo y unas sandalias doradas de tacón de aguja para dar con un look de fiesta pero se le puede dar un giro.

Así, acompañado por otro calzado y un bolso shopper de un tamaño más amplio que su bolso de mano, puede servir perfectamente para un día de trabajo y convertirse así, en la mejor vestida de la oficina, porque admite sin ningún tipo de problema complementos que van desde lo festivo hasta lo más deportivo.