Este verano está dando para mucho en cuanto a enlaces se refiere, no dejamos de ver a nuestras celebrities favoritas asistir a enlaces. Hoy ha sido el turno de la fundadora de la firma Bimani, que ha celebrado sus nupcias con el empresario Javier Ibáñez en Comillas con un traje que tiene mucha historia detrás. La diseñadora de moda desvelaba a través de una carta el secreto mejor guardado del día de su boda, el vestido perteneció a su abuela Carmina, con el que dio comienzo a una historia de amor que duró 60 años. Laura Corsini se ha ataviado con el precioso vestido de boda de su abuela y ha triunfado en Cantabria como una de las novias mejor vestidas de la temporada.

El vestido de boda de Laura Corsini necesitó muchos arreglos, sobre todo de conservación, para que luciera igual de radiante que en el año 1958. El diseño tenía un color blanco roto, un cuello redondo cerrado muy elegante y una manga francesa ligeramente abullonada en los hombros para darle forma a la silueta. El corte era de línea A, con una falda larga y sin cola. Laura optó por la sencillez y la elegancia de un vestido sin apenas adornos.

Laura Corsini desempolva el vestido de su abuela Carmina y triunfa con el look más elegante

El ramo de Laura fue una pieza imprescindible del estilismo. Aunque también optó por la sencillez, consistió en un ramo verde con flores blancas combinadas con hojas de helecho, sin grandes flores ni ostentaciones innecesarias. El estilismo de Laura se ha basado totalmente en las palabras de su abuela: «Que siempre gane la elegancia de la sencillez» recordaba emocionada en la carta que mostró antes del enlace.

Para su pelo eligió un recogido en forma de coleta, sujeta con mechones de su propio pelo, y un broche de brillantes muy sencillo. En sus muñecas lució un par de pulseras rígidas de oro, esos fueron todos los accesorios que lució la novia. En este tipo de ocasiones, menos es siempre más.

Desliza para ver el look completo de la boda de Laura Corsini y disfruta de su estilismo. ¡Y que vivan los novios!