Rocío Flores ha dado con las botas más cómodas para este otoño. Son planas y con un estilo rompedor y práctico para el día a día.


El otoño ya ha llegado al armario de Rocío Flores. Lo demostró hace unos días con un look que no puede ser más de temporada y ahora lo ha vuelto a hacer con una gabardina a la que habrá que echar un ojo y unas botas que son de lo más cómodas para esos primeros días de bajada de las temperaturas.

Vestida para el otoño

La tiene de Rocío Jurado ha mostrado en sus redes sociales cómo se viste estos días en lo que ya está de vuelta en Madrid y la temporada está comenzando y tanto la ropa como el calzado elegidos no pueden ser más tendencia ni más originales.

La gabardina es una mezcla entre el tejido de los trench británicos más clásicos y el denim. Con un largo hasta la rodilla permite que quede adecuado con vestidos pero también con un look total denim que esta temporada viene pisando con fuerza.

Unas botas para pisar con fuerza

Lo más llamativo del look ha sido el calzado, unas botas con suela de goma, altas hasta la rodilla y sin más tacón que la elevación propia de la suela. Son las llamadas chunky, un tipo de suela de lo más llamativa que no es apta para quienes buscan siempre looks lady o la discreción.

Este tipo de botas se llevaba la temporada pasada, pero este año han vuelto con fuerza. A pesar de que sus líneas son muy atrevidas, es innegable la comodidad que pueden aportar para un día lleno de actividad y lo útiles que pueden resultar en días en los que haya que lidiar con la lluvia.

De vuelta a la rutina

Rocío Flores las lleva para dar la bienvenida al otoño dando dos pistas sobre hacia donde va la nueva temporada en su armario y también dejando patente que la comodidad es importante para ella.

La joven está de vuelta en la capital tras pasar el verano recorriendo distintos puntos de la costa. De hecho, lo cerró en Ibiza, un lugar desde el que lució algunos de sus looks más inmaculados gracias a vestidos blancos que encuentran en la isla el mejor lugar para encajar.

No en vano, el blanco es el básico de la moda adlib, la más típica de esta isla mediterránea. Tanto es así, que cada año se celebra un desfile para mostrar las nuevas tendencias y allí nunca falta un vestido blanco.