Carlota Casiraghi sorprendió montada a caballo sobre la pasarela del desfile de Chanel, pero igualmente nos ha enamorado con su look de calle


Fue la auténtica estrella del desfile de Alta Costura primavera/ verano 2022 de Chanel celebrado en el Grand Palais Éphémère, desfilando a lomos de un caballo para cerrar el show. Pero si Carlota Casiraghi fue la absoluta reina sobre la pasarela, a la salida del desfile también nos encandiló con su sencillo y, a la vez, estupendo look de calle. La hija de Carolina de Mónaco puede presumir de ser una de las mujeres con más estilo del momento, tanto cuando la vemos con trajes de gala en algunos de los actos más importantes del Principado (el Baile de la Rosa el más especial de todos), como en su día a día.

Así fue en el desfile de Chanel, firma de la que es embajadora. Carlota acudió acompañada por su marido, Dimitri Rassam, y tuvo como espectadora de excepción a su suegra, la actriz Carole Bouquet, quien en su día fue el rostro del perfume más icónico de la firma, Chanel Nº 5.  A la salida del Gran Palais Éphémère vimos esa imagen más casual de Carlota, que nos gusta tanto como la más glamurosa.

El mejor look de calle de Carlota Casiraghi: vaqueros y el abrigo más especial

Relajado pero con mucho estilo, así fue su look. Carlota eligió un abrigo largo negro con el tweed característico de la maison francesa, con botones dorados en los bolsos de plastón y en la manga y cierre de cremallera. Un modelo muy casual, que acompañó con unos pantalones vaqueros rectos. Como complementos, un clásico modelo acolchado con cadena de Chanel y unos botines que combinaban la piel y el charol, con hebilla y tacón cuadrado.
Una combinación de básicos que no pasan de moda y que, además, son muy fáciles de replicar en la versión low cost.

En la línea de la misma sencillez, llevó su melena suelta peinada con raya al lado y el maquillaje muy suave, tal como lo lució durante el desfile.

Carlota, en su papel de modelo

Apasionada de la literatura, la filosofía, los caballos y la moda, Carlota Casiraghi ha podido aunar todo ello gracias a su papel como embajadora de Chanel. Su contacto profesional con la moda comenzó como embajadora de los iconos de Gucci, y ahora ha pasado a la maison francesa, que tiene una conexión especial cono la familia (Carolina de Mónaco fue musa e íntima amiga de Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel hasta su muerte).

Con la firma francesa, Carlota ha abierto un club de lectura, inspirado en los encuentros literarios que Coco Chanel organizada en los salones de la calle Cambon, que tienen a las mujeres como protagonistas. Además, protagoniza filmes de las campañas de la marca. El próximo que veremos tiene como protagonista a la Carlota Casiraghi amazona y promete ser tan sorprendente como ha sido su aparición en el desfile de Alta Costura.