Las amas o las odias. Eso es lo primero que nos viene a la cabeza al ver las nuevas botas de Paula Echevarría. No hay invierno que no veamos a muchas expertas en moda con las botas UGG. Es verlas y pensar en lo calentito que deben de estar los pies de la actriz con ese calzado. Además de cálidas, son cómodas. Con estas características tan apetecibles y los termómetros marcando sus cuotas más bajas, no nos extraña que ya sean sus favoritas.

La novedad es que este año las vemos en su versión más mini. Y es que en la década de los 2.000 el modelo más clásico -alto y a todo volumen- conquistó le pleno el street style. Este año se han reintentado y se llevan como las de Paula. Las suyas son de la firma Alejandra Montaner y están hechas de forma manual a partir de piel de oveja, y en el exterior presentan la icónica costura de lana de MOU. Pero si por fuera son super apetecibles, por dentro aún más: 100% lana, extra suave y muy caliente. Tanto que Paula la puede llevar incluso sin calcetines.

¿Lo mejor? Sus 5 cm de cuña interior que te harán lucir más alta y esbelta. El modelo que luce la exmujer de David Bustamante es el “Mou Eskimo Inter Wedge Short” y están rebajadas a 215, 20 euros. (Su precio original era 269 euros). 

Las botas de Paula Echevarría que te puedes poner para todo

No son las botas más bonitas del mundo, pero hacen muy bien su función. Son gustosas y muy útiles para los días que los termómetros marcan bajo cero. Aunque su diseño no es muy sofisticado, ya han asaltado el armario de ‘it girls’ como ella. La asturiana ha sido pionera en lucirlas con unos pantalones pitillos básicos de Stradivarius y jersey a juego con las botas de Primark.

Una de sus grandes ventajas de este calzado es la versatilidad. Son muy ponibles para andar relajadamente por la calle o para ir hacer las compras del día (son ideales para hacer ‘mandados’ porque soy tremendamente cómodas), y también como botas para estar por casa con el pijama a gusto.

Ya fueron tendencia en el año 2.000

Fueron el calzado más aclamado en los años 2000 y después se dejaron en el olvido, hasta hoy. Aunque vivieron su máximo apogeo concretamente en el año 2009, el calzado UGG ha vuelto para quedarse. Presentan una amplia variedad de diseños y lleves lo que lleves, se convertirán en la parte más llamativa de tu outfit. Aunque, eso sí, lo más habitual es verlas en tonalidades neutras, como el color negro, blanco, beige o marrón. Así te aseguras de que encajen con todo tipo de looks.