El estreno de la ópera Peter Gimes convirtió al Teatro Real en una pasarela de elegancia, donde destacaron las perlas y el look en blanco y negro de Carmen Lomana


Hace unos días destacábamos la exquisita elegancia de las mujeres de la familia Windsor en el funeral del duque de Edimburgo, todas ellas vestidas de negro y luciendo perlas. Una combinación perfecta para los momentos de luto pero que también es la mejor opción para los actos de cóctel. Carmen Lomana lo ha demostrado acudiendo con ese mix a la ópera, y convirtiéndose en la mujer más elegante ante la dura competencia de modelos de la talla de Eugenia Silva o Inés Sastre.

El Teatro Real de Madrid volvió a ponerse de gala para el estreno de la ópera Peter Grimes de Benjamin Britten y fueron muchos los rostros famosos y habituales en estos estrenos que no se lo quisieron perder. Pero además de música, los estrenos del Real se han convertido en una de las pocas pasarelas de elegancia que hemos tenido la oportunidad de disfrutar a lo largo de estos pasados meses.

Carmen Lomana, la elegancia en blanco y negro

Siempre impecable y con el look ideal para cada ocasión, Carmen Lomana eligió un elegante vestido midi plisado en negro con pequeños topos, que combinó con una torera de visón. Como complementos llevó un bolso en blanco y negro coordinado con los zapatos de charol de Dior. En cuanto a las joyas, la empresaria se decantó por las elegantísimas  perlas, con un collar de tres vueltas y unos pendientes de brillantes rematados con una gran perla.
Como es habitual en ella, dejó su melena suelta perfectamente peinada con raya al lado.

Junto a Carmen Lomana también destacó Eugenia Silva, una habitual de los estrenos operísticos de Madrid. La modelo fue fiel a Giorgio Armani con un conjunto en negro y plata, formado por una levita con flores bordadas y un pantalón recto, que combinó con unas bailarinas de terciopelo de punta.  Otra de las modelos presentes fue Inés Sastre, totalmente adaptada a su nueva vida en Madrid, con un total look en rojo formado por un abrigo de paño, jersey cisne y pantalones anchos de terciopelo. Como complemento destacaba un collar pegado al cuello de grandes bolas metalizado.

Otra de las más elegantes de la cita en el Teatro Real fue Amaia Salamanca, que acudió junto a su marido, el empresario sevillano Rosauro Varo, designado recientemente  nuevo Patrono de la Fundación del Teatro Real por el ministro de Cultura. La actriz de Gran Hotel apostó por un clásico abrigo negro sobre los hombros, una falda de tubo de encaje a la rodilla con original estampado de flores de vivos colores y un top básico en negro con escote en uve. Buscó el contrates con los complementos, eligiendo una cartera de mano en rosa fuerte y unos salones en morado.