Si hay una gala que destila glamour esa es, sin duda, la ceremonia de los Premios Oscar. La mejor alfombra roja se despliega para recibir a las grandes estrellas de Hollywood. Todo está medido al milímetro para celebrar unos galardones que centran las miradas de todo el planeta. De la elegancia de Gwyneth Paltrow pasando por el toque rompedor de Angelina Jolie, sin olvidar a la icónica Audrey Hepburn. Atenta porque repasamos los mejores vestidos que han brillado en la historia de los Oscar. 

Arrancamos este ranking con el inolvidable diseño que llevó Penélope Cruz cuando se alzó con la preciada estatuilla en 2008 por su papel en ‘Vicky Cristina Barcelona’. Una elogiada elección en clave de estilo de Pierre Balmain. Se trataba de un vestido joya en color blanco marfil, una pieza única, confeccionada en gasa sobre un cuerpo bordado en plata que el modisto creó en 1949. Un modelo del que la actriz se había enamorado años atrás al pasar por una tienda de Los Ángeles.

Diseños que son pura inspiración de los Oscar

Otro de esos looks de ensueño que nos deja la ceremonia lo firma Armani Privé y lo llevó Cate Blanchett en 2014. Un espectacular vestido confeccionado en tul y en un tono ‘nude’ que estaba completamente cubierto de cristales de Swarovski y ‘paillettes’. Un diseño solo apto para uno pocos y privilegiados bolsillos, ya que estaba valorado en nada menos que 100.000 dólares. Una noche que ya forma parte de una de las más especiales para la intérprete australiana ya que consiguió el Oscar a ‘Mejor Actriz’ por su trabajo en ‘Blue Jasmine’.

Gwyneth Paltrow marcó un antes y un después en la gala de 2012. La intérprete eclipsó todos los focos con un sofisticado vestido blanco con capa de Tom Ford. Un estilismo en clave minimalista que no solo la encumbró como una de las mejores vestidas de los Premios de la Academia, también creó tendencia. Aquel diseño lo hemos visto después en innumerables ocasiones sobre distintas alfombras rojas. Mientras que Jennifer Lawrence es otra de las que nos hizo soñar con su estilismo en 2013. Un espectacular look valorado en una cifra de auténtico vértigo: cuatro millones de dólares. El diseño llevaba la firma de Christian Dior y se convirtió en un talismán para la intérprete quien subió al escenario para recoger el galardón a ‘Mejor actriz’ por su trabajo en el filme ‘El lado bueno de las cosas’.

No podría falta en esta lista un icónico vestido en uno de los colores fetiche: el negro. Un precioso Versace que llevó Angelina Jolie en la gala de 2012. Un diseño confeccionado en terciopelo negro, escote palabra de honor y una destacaba abertura lateral que combinó con unos peep toes negros. La intérprete estaba perfecta para la ocasión con un look que pronto cautivó y se hizo viral.