Con un elegante vestido azul, Meghan Markle acaparó todas las miradas este sábado donde ha recogido un premio junto a su marido, príncipe Harry, en la gala de los NACCP Image Awards entregado por la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, NAACP, que reconoce su labor a través de Archewell por un «un cambio sistémico en las comunidades de todo el mundo».

Después de su notable ausencia desde hace tres meses, después de que se hiciera pública la batalla legal que han comenzado contra la prensa británica, Meghan y el príncipe Harry han sido los claros protagonistas de esta anual cita con los derechos de las personas de color y lucha por la desigualdad racial del país. Lo cierto es que todas los ojos estaban puestos en ellos porque desde que Harry presentó una demanda por difamación contra el grupo editorial del ‘Daily Mail’, no se han dejado ver en público.

La gala, que fue retransmitida en directo por el canal BET, fue muy importante para los duques de Sussex. El presidente y director ejecutivo de la NAACP, Derrick Johnson, ha dejado constancia en un comunicado oficial. «Estamos encantados de presentar este premio al príncipe Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex, quienes juntos han escuchado el llamamiento a la justicia social».

Ellos, por su parte, recogían el testigo y juntos aseguraron sentirse muy agradecidos por el reconocimiento de honor. «Los esfuerzos de la NAACP para impulsar la justicia racial y los derechos civiles son tan vitales hoy como lo fueron hace casi 115 años», dijeron.

Meghan Markle y el vestido azul con el que parece una superestrella

Para esta gala, Meghan Markle eligió una creación del diseñador Christopher John Rogers, -que formaba parte de las colecciones de diseñadores negros-. En concreto, lució un vestido hecho a medida, muy sensual, asimétrico y vaporoso largo. Destaca por tener un tirante ajustado a un hombro y por estar confeccionado en seda de cuatro capas. Además de por su vibrante color azul, en dos gamas diferentes, este diseño cuenta con una abertura muy pronunciada en la pierna que lo hacen aún más espectacular. ¿Un plus? Su capa azul turquesa que se funde con el propio vestido y parece una auténtica diosa griega.

La duquesa de Sussex decidió combinarlo con sandalias joya a juego de Aquazzura, y pendientes dorados de Alexis Bittar y brazaletes sencillos de Cartier. En suma con este estilismos parecía una superestrella de Hollywood. Para coronar el conjunto ha llevado la melena suelta, pero peinada hacia un lado, con ondas al agua perfectas dejando a la vista su hombro descubierto.

Un diseño que recuerda al que ya llevó Lady Di en los 90

Lady Di vestido azul
Gtres

El vestido es un sueño hecho realidad pero, además de ser espectacular, también recuerda en cierta forma a Diana de Gales. Y es que la madre el príncipe Harry se dejó ver en numerosas ocasiones con diseños de fiesta muy parecidos en el mismo color del que ha lucido Meghan. En la imagen, la vemos bailar junto al Ex Primer Ministro de Nueva Gales del Sur, Neville Wran, en octubre de 1996 durante una cena.