Máxima de Holanda cumple con su agenda oficial y deslumbra con un look monocolor con el que siempre triunfa 


Máxima de Holanda busca la elegancia en cada uno de los actos a los que acude. A su vez, trata de optimizar sus estilismos, por eso repite vestuario. En esta ocasión optó por el rojo para inaugurar una nueva ‘ala’ del museo más antiguo de los Países Bajos; Museo de Teyler ubicado en Haarlem, una ciudad medieval a las afueras de Ámsterdam. 

Haciendo gala de la elegancia que le caracteriza, la mujer de Guillermo de Holanda escogió un vestido de largo midi entallado con cuello redondo y detalle de cinturón fino en la cintura, de la firma Natan (que ya hemos visto en otras ocasiones). Para refugiarse del frío uno de sus abrigos fetiche, en el mismo tono y también de la citada firma belga. Está confeccionado en paño y es uno de sus favoritos. Terminó el look con sombrero, unos stilettos y bolso de mano en color vino.

Máxima de Holanda hace de los sombreros su complemento fetiche

Los luce como nadie y los acompaña de sonrisas infinitas, que ya forman parte de su identidad. De ala ancha, tipo bombín y en todos los colores. Los sombreros son el elemento que otorga personalidad a cualquier atuendo. 

Al igual que la Reina Letizia tiene una firma de sombreros fetiche: Pablo y Mayaya, la Reina de los Países Bajos tiene predilección por la diseñadora belga Fabienne Delvigne. “La princesa Máxima es una persona que adoro, porque su elegancia natural y su personalidad hacen de ella una persona que me inspira”, explicó la propia Delevigne. Cuando se confecciona un sombrero para Máxima, la firma tiene que adaptarse a la agenda de la reina y a sus sugerencias. El diseño se creará después de conocer el outfit que tenga pensado lucir.

A la argentina le gustan los sombreros o tocados femeninos, ligeros y extremada- mente elegantes. Lo cierto es que desde que se convirtió en reina de Holanda, la mayor parte de las apariciones públicas las hace casi siempre con una pamela o sombrero. Y cuanto más grande y original, mejor. Forma parte de su identidad y no duda en lucirlo en cualquier acto, ya sea una boda real o un acto oficial. 

Un inconfundible estilo 

Máxima se ha consolidado como una de las reinas más estilosas de Europa, alterna la alta costura con la moda low cost. Le encanta el estilo ‘Jackie’ que busca la sobriedad y la corrección en cada look. Eso sí, no renuncia a la moda y está al día de todas las tendencias. No es muy dada a los escotes, pero cuando se decanta por un vestido abierto, suele elegir los palabra de honor. Opta por los recogidos en el pelo y las joyas grandes. En cuanto al maquillaje siempre elige tonos suaves.