Malena Costa nos da las pistas para vestir de blanco también durante el invierno, y de paso, darle luz a nuestro estilismo.


Es el color por excelencia de Baleares. El blanco lo inunda todo en las islas y habitualmente lo asociamos al verano, por su luz y por el frescor, pero Malena Costa nos acaba de dejar claro que el blanco también puede ser un color para el invierno con un estilismo que además de cómodo se adapta a muchos escenarios distintos.

Embajadora de la moda de las islas

La modelo ha sido la encargada de presentar la nueva edición de la pasarela Adlib, la cita que reúne a algunos de los diseñadores más destacados de las islas. La presentación ha sido en Mallorca, y nadie mejor que una mallorquina de pro como Malena para presentarlo.

Allí se presentó con un look en blanco, como mandan los cánones de la moda adlib, pero adaptado a la bajada de las temperaturas. Así, con unos pantalones blancos de pitillo y una camisa blanca oversize soluciona el estilismo y nos da unas cuantas pistas para adaptar el color también al invierno.

El calzado puede ser la clave

Ella finaliza el look con unos zapatos de Valentino de color azul celeste que no contrastan con el resto del estilismo. Pero partiendo de la base de unos pantalones pitillo blancos, las combinaciones con el calzado son muy amplias. Desde unas zapatillas de deporte en color blanco o tonos grises hasta unos botines o incluso botas altas, aunque la tendencia de botas y pantalones ya quedó atrás hace un par de temporadas.

Por otro lado, hay que prestar atención a la parte superior. Malena lleva una camisa con largo desigual que pertenece a las creaciones de los diseñadores de la moda Adlib, pero las prendas oversize en blanco son siempre una buena idea. Lo son cuando construimos un look en blanco y también para complementar con otras prendas de otros colores.

Un poco de luz en los días grises

El blanco en las prendas superiores supone una forma de dar luz al rostro, algo que es más que necesario en los meses de invierno, en los que ya hemos perdido ese tono dorado que da el verano. Además, nos ayuda a jugar con los volúmenes como hace Malena. Al colocar la parte más voluminosa en la parte de arriba hace que las piernas resulten más delgadas ópticamente.

Pero el blanco esta temporada no solo se lleva en camisas y jerseys, también salta a los pies, porque las botas blancas regresan con más fuerza que nunca en distintas versiones. Así encontramos desde las setenteras hasta las que tienen suela track y un corte más moderno. Los abrigos también vuelven en tonos blancos para rematar un look que llenará de luz los días más oscuros.