Lejos queda el año 2002 cuando comenzamos a oír hablar de una joven Kate Middleton que con tan solo 20 años había conquistado el corazón del príncipe Guillermo. Desde entonces, la duquesa de Cambridge ha ido depurando su estilo -inconfundible para muchos, referente para otros- como una de las ‘royals’ más elegantes. Con motivo de su 40 cumpleaños, que celebra este mismo domingo, repasamos algunos de su grandes looks. Estilismos icónicos que han dado la vuelta al planeta. Aunque menos, tampoco nos olvidamos de sus tropiezos más sonados.

Si tuviéramos que destacar uno de los puntos fuertes del estilo de Kate Middleton ese sería, sin duda, que saber mejor nadie lo que le sienta bien. Adora los vestidos en su versión ‘midi’, las faldas plisadas, los abrigos de corte clásico… Con lo que se han convertido en una de las grandes embajadoras de la moda ‘british’. No solo eso, es una de las ‘royals’ que siempre aporta sofisticación a cualquier evento, sea una simple reunión de trabajo o una gran cena de gala. Allá donde pasa hace sentir su esencia, a veces, con ese estilo ‘classy’ que solo ella sabe llevar.

De grandes marcas a firmas ‘low cost’

Con pantalón, vestido o falda… cualquiera de estas tres prendas le sientan fenomenal. Además, la mujer del príncipe Guillermo se maneja a la perfección entre las grandes marcas como Stella McCartney o Alexander McQueen, pero también adora las firmas ‘low cost’ y, por supuesto, viste de Zara o H&M. Se ha convertido en un referente en el mundo de la moda y los estilismos que elige se agotan de inmediato. Es una enamorada de las prendas básicas, pero siempre combinadas con ciertos complementos que elevan su estilismo.

Intenta ir impecable y, casi siempre, lo consigue. Aunque si tuviéramos que poner un pero, ese sería que no arriesga. Muchas ocasiones resulta demasiado predecible, incluso aburrida. Abusa de los abrigos de doble botonadura tan característicos en su vestidor que tiene en todos los colores. No la veremos nunca apostando por las últimas tendencias o sorprendiendo con diseños novedosos como sí hace su cuñada, Meghan Markle.  

El mayor tropiezo de Kate Middleton

Algunos de sus tropiezos más memorables los rescatamos de distintos viajes alrededor del globo. Como cuando visitó las Islas Salomón en 2012 como parte de una gira en la que recorrió parte del Sudeste Asiático. Kate Middleton llevó entonces un inolvidable vestido multicolor de escote palabra de honor con estampados florales con el que quería hacer un guiño al país. Sin embargo, sufrió uno de sus mayores errores ya que debía haber usado un traje tradicional del lugar y llevó uno de las Islas Cook -situadas a más de 3.000 kilómetros de distancia-. Una incorrecta indumentaria que dio mucho que hablar e, incluso, el Palacio de St. James tuvo que aclarar que se trataba de una confusión.