Después de brillar como la madrina impecable en la boda de su sobrino Álvaro Castillejo con la periodista Cristina Fernández, luciendo un perfecto vestido de Roberto Diz, la nueva aparición de Isabel Preysler ha sido otra lección de estilo de la cabeza a los pies. Junto a su pareja, Mario Vargas Llosa, acudió en el Teatro Real a la actuación de la soprano rusa Anna Netrebko y el tenor azerí Yusif Eyvazov, conocida como la pareja de oro de la ópera, en el marco del Universal Music Festival. Últimamente la madre de Tamara Falcó se prodiga mucho en el templo de la ópera madrileña y siempre (siempre) lo hace con el look más espectacular.

Isabel lleva muchas décadas reinando con su elegancia, una clase innata que el paso de los años no ha hecho más que acentuar. En esta ocasión volvió a elegir un estilismo maravilloso, con el vestido de estilo boho más bonito que hemos visto en lo que llevamos de temporada. Y estamos seguras que no encontraremos otro mejor.

El vestido estampado boho de Isabel Preysler te va a enamorar

El vestido que ha elegido Isabel para su salida en una calurosa tarde de verano del mes de julio en Madrid lo tiene todo para enamorarte. El estampado más bonito y el diseño más favorecedor… Y no estamos exagerando nada.
Hablamos de un modelo largo, en un estampado de flores en patchwork, en tonos que van del lavanda al amarillo, pasando por los rosas o el salmón, la paleta más acertada para esta época del año. Pero además, su escote en uve cruzado, la manga puffy bajo el codo, la falda cruzada tipo pareo y la silueta marcada con un cinturón de la misma tela con lazada lo hacían absolutamente irresistible.

El vestido es de la firma Zimmerman y puedes comprarlo todavía en alguna web por 950 euros. Esta marca se ha convertido en una de las favoritas de las mujeres más elegantes de nuestro país, desde su propia hija, Tamara, que llevó un vestido de la firma a la boda de su primo Álvaro Castillejo a Carmen Lomana o Nieves Álvarez.

Con el vestido eligió también los mejores complementos. Un bolso bombonera pequeño en nude y cuero y unas sandalias de tiras en distintos tonos del camel al nude.
¿Podrás ver un look mejor que este? Sigue deslizando para comprobar que no.