Isabel Preysler nos ha vuelto a dejar otra lección de estilo con su look cómodo, todoterreno, muy fácil de copiar y siempre elegante


Cada vez es más difícil encontrarla en fiestas y actos sociales. Isabel Preysler fue la «reina de corazones» en los años 80 y 90 y su presencia en cualquier evento eclipsaba a todo lo demás. Ahora lleva una vida mucho más tranquila y alejada del foco público, pero cada vez que sale a la calle continúa llevándose todo el protagonismo. Sigue siendo una de las mujeres más elegantes de nuestro país, y aunque el relevo generacional lo tiene dentro de su propia casa, con su hija Tamara Falcó, nos deja auténticas lecciones de estilo con cada uno de sus estilismo. Su último look para acudir a su centro de belleza de confianza tiene todas las claves del «estilo Perysler» que la hace única.

Estamos acostumbradas a verla con espectaculares vestidos de noche y de cóctel, pero también nos encanta cuando lleva un look más informal, que podemos copiar fácilmente y resulta ideal para una jornada de compras o para ir al trabajo. Un look todoterreo, cómodo y elegante, como todo lo que se pone Isabel Preysler.

El look más fácil de copiar y que encaja en cualquier edad

Isabel salió de su casa en la lujosa urbanización de Puerta de Hierro para acudir a su centro de belleza de confianza de su amiga Maribel Yébenes y lo hizo con un look que encaja para todas las edades y estilos. Fiel a su estilo clásico y sin muchos artificios, la pareja de Mario Vargas Llosa eligió un conjunto azul marino con un pantalón recto y un trench corto estilo sahariana con cremallera y capucha, fruncido en la cintura con lazo, que acompañó con una camisa blanca con originales estampados de piñas. Los complementos, una bailarinas y un shopping bag de mano beige con las asas de cuero.

Una vez más volvimos a ver a una Isabel Preysler impecable y perfecta. Un estilismo sencillo, atemporal y muy favorecedor, que es un opción ideal para estos días de primavera. Además, es el look de sport que mejor encaja pasados los 50, la mezcla entre lo clásico y lo juvenil, con prendas de fondo de armario que nunca pasan de moda.

Isabel se ha mantenido durante décadas entre las mujeres más elegantes de nuestro país con un estilo propio muy definido, aunque sin dejar del todo de lado las tendencias de cada momento. Sin embargo, en su armario ha habido una constante que ha permanecido en todas las épocas: su gusto por los colores neutros, sus vestidos de cóctel lápiz o sus looks de sport de prendas clásicas, como este último que tanto nos ha gustado.