De nuevo ha sido Irina Shayk la protagonista de un look que no vas a querer quitarte esta temporada y que cuando eras pequeña era tu peor pesadilla


Siempre se adelanta a las tendencias. Antes que nadie lleva las prendas que inmediatamente se van a convertir en imprescindibles de nuestro armario… y una vez más lo ha vuelto a hacer. Irina Shayk ha hecho de las calles de Nueva York su particular pasarela ahora que todavía no podemos disfrutar como antes de las fiestas, estrenos, desfiles y alfombras rojas. En esta ocasión la modelo rusa nos ha conquistado con un look de colegiala que nos lleva directamente a nuestra infancia y a la ropa que más podíamos odiar. Pero gracias a ella ya confirmamos que la estética college va a ser una de nuestras preferidas esta temporada.

Con un look total de Burberry, marca de la que es imagen, y con cuyo director creativo, Ricardo Tisci,  tiene una íntima amistad, Irina ha vuelto a dejarnos otro estilismo para no olvidar. Comenzamos por la falda de lana tableada de nuestros días de uniforme de colegio con el estampado icónico de la firma inglesa, que combinó con una sudadera con capucha con el logo de la firma. Un conjunto que en nuestra niñez era nuestra peor pesadilla, pero que ahora no vas a querer quitarte si lo llevas como la modelo.

Irina Shayk eligió los mejores complementos

Irina ha jugado a los contraste combinando la falda de aire vintage con la sudadera en clave oversize, la mejor forma de reinventar el uniforme. Pero, además, los complementos han sido determinantes para hacernos todavía mejor este look de colegiala. Desde el bolso con estampado con los cuadros de la casa y con cadena dorada, que ella llevaba de la forma más chic en la mano, a sus zapatos con cordones y suela gruesa, otro modelo que también eran un básico en la infancia y que siguen ahora revisitados de tendencia absoluta.

Tras verla por la Gran Manzana hemos decidido que el look que tanto odiábamos de pequeñas se haya convertido en el más querido.